LIBERACIÓN DE MIS PESADILLAS

Ese hombre aún me persigue en  pesadillas... Me despierto sudando, cansada de tanto  correr,  con una angustia que me hace...



Ese hombre aún me persigue en
 pesadillas...

Me despierto sudando, cansada de tanto
 correr,

 con una angustia que me hace un palpitar
de pánico, con una ansiedad en la garganta.
La pesadilla vuelve una y otra vez...
El terror me invade, siempre tratando de 
esconder  a mis bebés... 

Antes no huí, porque mis bebés estaban
 escondidos en un armario.
No podía abandonarlos ni exponerlos a ser
asesinados.
Esa es la verdad, me quedaba ahí... 
Tal vez esperando ese milagro, pedía a
Dios que no llorasen, que no despertaran.

Ahora en las pesadillas corro y los llevo
conmigo... Quizá...
Porque al crecer ya no los pude esconder,
y vi la maldad de él crecer hasta lo máximo,
los lastimó con crueldad... No tuvo piedad
de ver sus ojos llenos de llanto, de terror,
de incredulidad.... 
Esa fue la manera más fácil para matar el
amor que sentí por él...Todo se lo pude
pasar, menos el daño que amis hijos les 
causó.
Mi corazón 
se vació... Ya no habría para 
siempre jamás, ese sentimiento en mi ser.
Hoy que trato de rehacer lentamente mi
vida, haciendo planes para empezar de
nuevo
De pronto esas pesadillas me han inquietado,
no... No viviré de nuevo esa tortura en mi
interior... Aunque solo sean sueños.

Busqué ayuda en la ciencia, parecía ser
que la terapia no funcionaba.
 Y recibí la mejor noticia con alegría; 
que esas pesadillas eran parte fundamental 
en mi restauración.
Esos sueños repetitivos son la expresión de
de que el subconsciente está integrando esos
esos episodios traumáticos...
El inconsciente con su propia inteligencia 
autónoma, reordena esas situaciones
traumáticas, dolorosas que viví, y trata de 
reparar esas heridas emocionales.
Ahora sé que esto se puede tardar mucho
más tiempo del que creí...
Y que volveré a soñar una y otra vez esos 
hechos dolorosos, sintiendo ese mismo 
pavor, hasta que
el inconsciente logre transformar esa carga
psíquica e insertar esos mismos hechos en mi
consciente, pero verlos con la perspectiva de
haber sobrevivido a ellos.
Hace apenas unos días una de mis hijas me
dijo... Madre hemos sobrevivido a un monstruo...
Pero... Aquí estamos juntos.
" Hemos" Un nudo se formó en mi garganta...
Cómo hubiera querido que ellos no hubieran
vivido eso... 

You Might Also Like

0 comentarios