LIBERACIÓN FINAL

Ahora sé que la terapia repetitiva de mi dolor,  me está curando en parte...  "La poesía de mi vida" ha sido un libro escri...


Ahora sé que la terapia repetitiva de mi dolor, 
me está curando en parte... 
"La poesía de mi vida" ha sido un libro escrito 
con mucho dolor y lágrimas y más que una terapia
ha sido ungüento para mi alma destrozada.
Y decidí compartirla en mi Blog., fue una terapia
que en parte ha funcionado. 
Ha sido largo el proceso, han pasado siete años,
pero no se puede curar en forma instantánea, lo
que duró por mucho tiempo. 
 Pero, 
había cosas que no entendía en  mi razonamiento...
Y me pasaron cosas, que me han ayudado a
 acomodar en mi mente, similitudes del cuerpo 
físico, con el alma que llevamos dentro de este
mismo cuerpo.



Mi cuerpo se ha roto y siento que ha sido
para empezar de nuevo...Fue dolorosísimo y...
Espero que no se rompan más partes de el...
Creo que ya entendí la similitud.
[ Espero no romper más partes de él, al seguir
con el propósito de subir a la cima de los 
cerros... ]
Todo sucedió en el año pasado... 
Primero fue la pierna derecha, y duró del mes
de enero al mes de agosto la recuperación.
Quince días después cuando celebraba eufórica
que que no tendría que pasar el resto de mi vida 
con fierros en la pierna...
Luego el brazo izquierdo...
Y fue algo  aún más doloroso... 
Estuve a punto de morir... Sola sin que se me 
brindara el auxilio, gritaba pidiendo ayuda.
Sin poder llegar al teléfono que estaba a menos
de un metro de distancia...
El humero es un hueso muy delicado... Yo traía
desprendido el brazo.

Pero las fracturas de tu interior son más dolorosas
que cualquier fractura de tu cuerpo.
Lo sé por experiencia.
Yo en mi terapia personal desahogué, la mayor
parte de mis episodios dolorosos.
Pero lo más personal... Los detalles más íntimos. 
Lo perverso e inconfesable, lo guardé en lo más
profundo de mi ser.

Ahora ya sé   que mi inconsciente  lucha con 
desesperación por curar mi interior...
Esos sucesos traumáticos, fueron como una
conmoción, que trastornaron todo mi ser.
Y que al ser curado mi interior podré vivir
con esos mismos recuerdos, pero ya sin dolor.

También estoy consciente de que no será 
fácil, las marcas que el sufrimiento me dejó
son profundas, pero no imposibles de curar...
Y algún día lo podré contar como una mala
experiencia.
Qué bueno que el cuerpo se cura más rápido.
Han pasado siete años... Desde que él se fue...
Y siete de que me di cuenta de que él se fue
para no volver.


  

You Might Also Like

0 comentarios