LA NIÑA DEL BOSQUE Y EL ESPEJO MÁGICO.

Casi todos los cuentos e historias infantiles empiezan así... Había una vez...   Una niña que vivía, muy adentro del bosque, allá... ...


Casi todos los cuentos e historias infantiles empiezan así...
Había una vez...  
Una niña que vivía, muy adentro del bosque, allá...

por entre las montañas, sin más compañía que los
 animales, que habitaban entre el monte.

Una mujer anciana la crió desde pequeña pero no

 le reveló nada de su origen, sólo le enseñó  a  leer
 y a  escribir, y las labores propias de una niña de
su edad.... 

 la llamaba por el nombre de... Branwen.
Al morir la anciana y no sabiendo a quién recurrir,

ni qué más hacer... Decidió vivir su orfandad y crecer

en la vasta y hermosa campiña... 

Se volvió casi poeta, de tanto describir en estrofas y
versos, su diario vivir.
No escribió del dolor porque no lo conoció...¡ Ah!
Pero de la luna le nació la inspiración...
Por su ventana entraba su luz que la bañaba de plata,
y alumbrada con un viejo quinqué, no necesitó más
que papel y lápiz para escribir; de su mente brotaban
con fluidez las palabras precisas para desgranar en
finas líneas, su bienaventurada soledad, y sin muchos
deseos de salir de ese encantador lugar.

Tenía hortalizas, árboles frutales, maizales, y un lindo
jardín, que era su adoración.
Al recoger la cosecha, separaba de lo mejor para ella,
lo demás lo llevaba dos días por semana al mercado
del único pueblo que había en varios kilómetros a su
derredor.
Cargaba su carreta con toda su mercancía y era su
asno "Rubén", el encargado de llevarla.
Subía a su caballo "Rosel" de fina estampa y lustroso
pelo, y se iba a la par de "Rubén".
Muchos habían tratado de comprarlos, pero con una
encantadora sonrisa decía... No se deben vender los
amigos...
 "Rubén" y "Rosel", eran amigos muy especiales.
Cualquiera pensaría que siendo una niña, era fácil 
de manipular o engañar... 
Pero Branwen era la excepción... Era una niña, pero
con una sagacidad innata en ella...
Nunca ofendía a nadie... Siempre supo cómo hacer
desistir a, esas personas adultas que se querían apro-
vechar de su niñez. 
En una ocasión en que se echó a perder la cosecha.
Tomando un pandero se fue a la plaza del pueblo,
y danzó en presencia del Alcalde y su familia...
Todos aplaudieron, y alabaron su gracia y donaire.
El alcalde la invitó a comer a su casa, estaba muy
contento y deseó honrarla como se merecía...

Sabía de ella como todos los del pueblo, y la
 niña era estimada y respetada por todos ellos.
Branwen se sentía muy halagada con tantas 
atenciones...
Cuando se sentó a la mesa lo hizo en forma muy
correcta e hizo gala de sus modales más finos...
Todos sonreían satisfechos y comieron contentos
de compartir sus alimentos.
Branwen nunca había comido carne, les contó
que su principal fuente alimenticia eran granos, 
frutos, y verduras.
La vieron probar con verdadero deleite de todos
los deliciosos manjares.
Ya con su estómago satisfecho, con una gran
sonrisa, mostró su gratitud a sus anfitriones.
Ellos estaban admirados de su belleza y su forma
adecuada para expresarse.
Habían escuchado un día, a sus criadas, que ya
no había personas como ella..
¿Pero quién era? Nadie lo sabía... Además...

¿Quién pudo abandonar a tan preciosa criatura?
Por esa temporada de pérdida, ella se dedicó a
bailar y a decir sus poemas en medio de la gran
plaza... Todos aplaudían y le sonreían...
Algunos decían... Tiene gracia... Otros decían...
tiene amor...y lo da con tanta alegría... 
¿De dónde viene ella?
Unas mujeres del pueblo comentaban... 
Llegamos temprano y  la esperamos con sus
 frutas y verduras, y  la vemos cuando llega y 
antes de irse va a la tienda y compra las cosas
 que necesita...
Sí dice Matiana... Dice que compra poco...
 Porque en su "hacienda" lo tiene todo...
Georgina se ríe... Es una ocurrencia de ella... 
Vive en una vieja cabaña por entre el bosque...

Matiana  dice pensativa... 
Todos sabemos dónde vive y a lo que viene... 
Pero, nadie sabe dónde nació, ni quienes son 
sus padres.
Parece ser que es huérfana...    Dijo Georgina .
Ambas movieron la cabeza y suspiraron con pena,
¡Pobre niña! dijeron al mismo tiempo.
Matiana siguió con la misma charla....Pues ya 
muchos le hemos ofrecido casa, pero se niega... 
Dice que es feliz con los animales y la magia
de la naturaleza... Y que incluso... Bailan...

 Y cantan... Para ella...




¿Tú le crees?
 Dijo Georgina con tono de incredulidad.
¡Claro que no!... Es una niña con mucha fantasía.
Desde muy pequeña, Branwen descubrió que
entendía los sonidos y cantos que provenían de
los habitantes del bosque...
Y que especialmente las flores le rendían honor
como si fuera su reina.

Ella entendió entonces que había algo en ella
 que la distinguía de las personas comunes...
También descubrió que de sus manos salía
energía... 

Eso le divertía, pero también entendió que 
debía ocultarlo...
Hasta no saber su origen y el porqué de ese
poder.
Decidió usar ese poder en el beneficio propio
de sus tareas cotidianas...

De noche trabajaba en las siembras y recolección.
Y todo lo que fuera trabajo pesado...
Ayudándose con su magia...

 y jugando mientras lo hacía.

Sus perros le avisaban con fuertes ladridos, si de
 casualidad andaba alguien por ahí cerca... 

Esperaba un tiempo prudente porque  no quería
 ser descubierta usando ese poder, así que trataba
de terminar lo más rápido posible, y se iba a descansar...

Así... Podía cuando era de día... Ir a andar por el
campo y visitar el manantial, la laguna y el río,
e internarse por las montañas y serranías del derredor.

Así pasaron los días, los meses y los años...
¡Cómo han pasado los años!... Dijo al observarse
en el espejo que había comprado en una tienda
de antigüedades...
Su cuerpo había sufrido cambios importantes...
Pasó su mano por sus caderas... Ahora eran más
redondas... Y sus senos juveniles se asomaban
inquietos por el escote discreto de la blusa.
Se sintió muy triste... Ella no quería ser un adulto,
porque los adultos se preocupan tanto...
Que se olvidan de sonreír...
Se arrepintió de comprar el espejo... ¡Espejo malo!
El espejo le respondió... ¡Hey!... Yo no tengo la
culpa... Te acabo de conocer.
¿Cómo es que hablas?..

Porque soy un espejo muy especial... y que
 además... guarda en su interior, un secreto... 
¿ Lo quieres saber?
Ella se sentó en el piso y le contestó... Si me lo
cuentas... Ya no será un secreto.
He esperado mucho tiempo para ser comprado por
tí... ¿Y no te interesa conocerlo?
Debo decir que me divertí conociendo las historias
de cada objeto que es vendido ahí en la tienda que
me compraste... Así es como supe esta historia...
Por cierto... Gracias por rescatarme... 
Ya me empezaba a aburrir... Bosteza ruidosamente
queriendo llamar su atención...
A ella no pareció interesarle más e hizo ademán
de retirarse.
¿Pero... Te vas? ¡Qué descortesía!... Dijo sentimental
 el espejo... 
Debería de castigar tu indiferencia, con un trato igual.
Pero está bien... 
Viniendo de la hija de Calipso un hada tan importante...
Branwen... Le dijo con voz muy baja... 
¿Sabes quién soy y el nombre de mi madre?...
Logrando su atención, el espejo se dio la importancia,
de ser un mensajero muy especial...

Branwen lo envolvió en preguntas que no tenían
explicación...
¿Por qué me abandonó?
No te abandonó, le pidió a su nana que te llevara de
la tierra de Anjana para protegerte...
¿Protegerme de qué? ¿ Quién quería dañarme?
Todos quieren a las hadas... Y si soy hada...
¿Por qué no tengo alas?
Te fueron cortadas para ocultar tu identidad y salvar
tu vida. Le dijo con tono de disculpa... Eso supe...
Una a una el espejo fue contestando, todas las dudas,
y preguntas de su origen...
Tu madre era Calipso un hada con gran poder y 
magia.

 Pero se enamoró de un hombre mortal...

 y de ese amor naciste tú...

Fueron felices por algún tiempo...

Pero las Marifen no veían con buenos ojos a
tu padre... Un simple mortal.
Esa fue la causa de una disensión en la tierra de
 Anjana... 
Siendo tú aún muy pequeña...

Tu padre salió para luchar contra un ejército
que estaba destruyendo a su gente y a su país...

Desgraciadamente murió en batalla... 
Morgana aprovechó que tu madre estaba
desconsolada para revelarse contra ella y fue
 acusada de faltar a la ética de un hada, y la
principal acusación era que ella era la reina de
Anjana, y él un simple guerrero...
Aún así, Calipso contaba con la simpatía de 
todas las hadas,  pero no de las Marifen...
¿Quienes son las Marifen?... Preguntó Branwen.
Son hermosas mujeres con alas de mariposa...

Pero envidiosas de la gracia y bondad de las hadas,
que son reinas eternas en ese reino de ensueño del
 cual provienes tú... 

Ellas aprovecharon para rebelarse en contra de su
autoridad... Porque  Morgana su reina decidió 
el trono a tu madre, y fueron sus complices todas
 las Marifen.

Por supuesto que tu madre las enfrentó con valentía,
pero ellas eran superiores en cantidad y fuerza...
Siempre fueron el ejército de guerreras de la tierra
de Anjana... No tuvieron lealtad a su reina...Y...
Tu madre murió.

 y con ella muchas hadas más... 
El espejo bajó el tono y su voz se escuchó fúnebre.
Culminó su historia... 
Murió en brazos de su nana, le ordenó cortar tus 
alas y escapar contigo.
Sólo que al salir de tierra de Anjana, envejeció con
tanta rapidez que muy apenas pudo cuidarte por
 poco tiempo... 
El resto de tu historia, tú lo conoces mejor que yo.
Branwen se sintió muy triste...
Por eso no quería crecer... Ahora sentía enojo y
deseos de destruir y de aniquilar ese ejército de
 Marifen que mataron a su madre y a tantas
 hadas buenas...
Sabía que habían sido motivadas por el despecho
y la envidia... 
Y la excusa fue la supuesta falta de Calipso... 
¡No!... No aceptaba su excusa... ¡Nunca jamás
será delito amar! 
Tener en su corazón esos sentimientos, la hizo
caer al suelo de rodillas y llorar... Lloró por un
largo rato y finalmente tomó una decisión...
Iría en son de guerra a tierra de Anjana, ellas
pelearon contra su madre por celos y envidia...
Ella pelearía para vengar la muerte de su madre
y recuperar ese lugar donde naciera nació.

Serían sus esclavas y las haría tributarias... Si es
que querían vivir.
Morgana no correría con la misma suerte... 
Ella pagaría con su vida, la vida que le quitó a
su madre...
Así... De la noche a la mañana cambió todo para
esa niña... Al verse en el espejo...

 notó que ya no era una niña... 
Ahora era una mujer... Pero...
¿Cómo podía una campesina enfrentar a un pueblo
 de esa dimensión?
Toda su magia y poder no sería suficiente.
Tenía la sagacidad de un estratega... Esa era un
arma que sin duda usaría.

Preguntó al espejo dónde encontrar a las hadas
que habían sido desterradas de tierra de Anjana.
Mira no se fueron lejos de ahí, porque sabían que
morirían de todas maneras... Están en tierra de
Ogros...

 Saben que a  las Marifen les escandaliza verlos...
 ¡Hum! ¡Presumidas!
 Exclamó con enojo el espejo.
Y se convirtió en una líder dispuesta a luchar por
restituir a ese pueblo su lugar de origen.
Fue aceptada con cariño y regocijo de verla viva.

Aceptaron sus ideas y mando, no porque fuera 
la hija de Calipso su reina, sino porque vieron en
ella,  esa fuerza para gobernar un pueblo.
¡Antes que hadas debemos ser guerreras! gritó 

con fuerza para que todas oyeran...
En un mismo grito todas respondieron... ¡Sí!
Ellas eran pocas, pero las aleccionó para ser jefes
de mando, estrategas y dispuestas a entregarse
completas...
Pero le faltaba un ejército... Y las llevó ante él...
Eran todo un ejército de mariposas de preciosos
colores.
Así mismo, puestas sobre sus patas, usó su poder
y las vieron crecer y cambiar su forma natural 
de ser... Ahora eran iguales a las Marifen...
Una de las hadas dijo... 
¿No se volverán contra nosotras, como las otras?
Ellas son mis amigas, y sé que no me traicionarán...
Serán escudo y arma, nos defenderán hasta que 
dejen de batir sus alas.
Su recompensa será que se quedarán para siempre
en tierra de Anjana. ¿Hay alguna objeción?
¡Ninguna! Dijeron las hadas... Ellas engalanarán
con su belleza y suplirán a las Marifen...
Cuando Morgana supo que la hija de Calipso
estaba viva, y que le estaba declarando la guerra,
Se atrincheró y preparó a su ejército completo...

No faltaría ni una marifen  para pelear... 
Todas irían contra Branwen.
El que no dejara centinelas que velaran todas las
 entradas,fue un plan premeditado de Brawen y
lo supo aprovechar....

 Sabía que ella lo haría así, por eso le mandó a 
una mensajera para que se lo dijera,

Y empezó esa guerra... Un sólo pensamiento en
cada mente... ¡Matar o morir!

Pero las Marifen sucumbieron al ser atacadas por
dos flancos... Desde su retaguardia y por el frente.
Morgana tuvo que enfrentar a la hija de Calipso,

Aún cuando vio su furia desatada y en su gesto
la condena, por haber dado muerte a su madre,
no se rindió ni suplicó... Sabía que su condena era

morir por la reina que traicionó y mató en batalla un día...
Después de esa guerra entre hadas y marifen...

todo volvió a ser felicidad en tierra de Anjana.

Hubo armonía entre todos... Reyes, Reinas y guerreros.
Porque...

Brawen... La que antes fue la niña del bosque...
 Ahora era su nueva Reina.
-----------------------------------------------------------------FIN.






You Might Also Like

0 comentarios