¿QUÉ TAL TE VA SIN MÍ?

 Al llegar a ese lugar... Te  vi...  Volteaste   hacia  mi, y me perdí en  la iris de  tus ojos... Nunca imaginé que me diera  tan...


 Al llegar a ese lugar... Te vi... 
Volteaste  hacia mi, y me perdí en 
la iris de tus ojos...

Nunca imaginé que me diera tanto 
gusto verte.

El coraje que sentía, ya se ha ido... 
Solo ha quedado un enorme vacío en 
mi corazón... 
Por un momento me sentí nervioso...
Y es que no esperaba encontrarte así, 
tan de repente, y si dudé al estrechar 
tu mano fue porque...
Al ver esas manos de piel tan suave, 
como el pétalo de una rosa... 

me vinieron a la mente las caricias 
que 
de ellas, en otro tiempo recibiera...

Es de noche y sin poder dormir, estoy
evocando los recuerdos de cuando 
fuimos solo dos amantes;

 viviendo apresurados el presente,

sin querer observar el futuro... 
Porque...

No queríamos despertar en un 
mañana, 
viviendo nuestras vidas separadas.

Sigues estando tan preciosa como 
siempre...
La verdad es que deseé con tanta 
fuerza, que te pusieras gorda y fea, 
para que nadie se fijara en ti...
Pero si antes eras bella...


¡Ahora estás irresistiblemente
 hermosa! 

Y hay en tí, nuevos gestos que me 
provocan.

Y no entendí si eran señales de invitación 
para volver a acercarme; 
O de provocación... Tratando de hacerme 
ver lo tonto que fui, al dejarte ir.

Esa felicidad que irradia desde tu 
interior me hace pensar que te a ido 
mejor; que cuando vivías conmigo.
Esa belleza y elegancia, que ahora 
se te ven...

Te hacen lucir encantadora; 
más mujer... 
Los gestos coquetos de niña mimada 
y de bella adolescente, se han borrado 
de tu cara... No..

Definitivamente ya no eres la "Nena" 
de la cual un día me enamoré
Ahora al oírte reír... se te escucha un 
tono ronco sensual...

Y las lineas de tu boca son las de una 
sonrisa definitivamente embrujadora.
Ahora se te refleja en la cara la calma 
de una mujer serena; sin los arrebatos 
de esa chiquilla que me hacía reír, con 
las locuras de tus celos  infantiles...

Me siento tan triste de que te haya ido 
tan bien sin mí...
Porque eso aleja cualquier posibilidad 
de que te vuelvas a acercar a mí...

Perdóname por ser tan egoísta...
Esperaba, que si no estabas gorda 
y fea...
Al menos;  si triste y desvalida...
Ahora al encontrarte, como en un 
sueño imaginé que extenderías tus 
brazos para refugiarte en los míos, 
diciendo que me has extrañado 
como yo a ti.


Cuando te pregunté si habías encontrado
otro amor, y me dijiste con sinceridad
que  nadie había  cabido en  el molde 
vacío que un día dejé...
Hubo en mi un sentimiento egoista de
inmenso placer y satisfacción... 

Salimos de la fiesta, nos fuimos
platicando y entramos a un lugar 
lindo y pedimos unas tazas de café... 

Mi corazón latía desaforado,
 mientras 
que tú te veías tan tranquila...

Recordamos entre risas esos viejos 
tiempos;
de cuando nos conocimos en la prepa 
recorrimos las calles , tomados de 
las manos... 
Ambos omitimos hablar del tiempo 
que juntos compartimos... 

¿Es aún tan doloroso para ti; como 
lo es para mí?

Hubo un momento en que se 
apagaron nuestras voces... 
No sé si  porque había  un nudo 
en tu garganta, como lo  había en 
la mía...
Habíamos bebido varias tazas de 
café, y creo que ya no había más 
que decir... 
Ambos esquivamos decir algo 
que nos comprometiera...
Ambos temíamos decir "eso" 
que estábamos deseando...
Por un momento tomé tu mano
entre la mía... Quería decirte
tantas cosas...
Pero se ahogaron en mi boca las
palabras, antes de decirlas...

¿Quieres que volvamos a empezar?
¿Quieres que volvamos a soñar?
Pero, lo que me hizo callar fue que...
Fue tanto el amor que nos tuvimos, 
que, no nos arriesgaremos,
a fracasar de nuevo.
Al menos hay buenos recuerdos 
que no querríamos cambiar; 
y son esos maravillosos días que 
ya han quedado muy atrás.

Yo quise creer que solo eras un muy
hermoso recuerdo de mi ayer.
Pero hoy al volver a verte, me doy
cuenta que también te quiero en mi 
presente y creo que ya es tiempo que
me haga yo la misma pregunta...

¿Qué tal me fue sin ti, en todo este
tiempo?
En realidad, ¿Quiero seguir fingiendo 
que el vivir sin ti; 
me ha sido demasiado bueno?
¿A quién quiero engañar?  ¿A mí mismo?

Son las 3 de la madrugada, espero 
que así como a mí, se te haya ido el 
sueño,

que desees estar conmigo, 

Así como yo lo estoy deseando, y te 
revuelvas inquieta en tu cama,
recordando las veces que te amé...

Pero he tomado una decisión... 
Ahora mismo me levantaré...

y voy a llamarte...

¿Hola cómo estás?
Qué, ¿Qué horas son estas para llamar?
Es que hay algo que te quiero preguntar.
¿Qué tal te va sin mí?
Dime que no te va muy bien como lo
aparentas; porque por un momento, vi
en el fondo del iris de tus ojos; que me
has esperado todo este tiempo...
No... No es por vanidad que te lo digo...
Es porque lo que  yo quiero preguntarte. 
Y que en ese momento no me atreví, es...

Si quieres volver a andar conmigo.
Y que en lugar de soñar, hagamos 
esto  una realidad: ¡Casate conmigo!
Quiero estar contigo... 
Ya no soporto tu ausencia en mi vida. 
Y lo más difícil que he tenido que
reconocer,  y es algo que ya no me 
puedo negar a mí mismo,  es que...
 ¡Te amo!
y si me preguntas, qué haré mañana,
te responderé, que lo mismo que hago 
hoy, te llamaré una y otra vez, hasta 
que me aceptes de nuevo. 
Te veré mañana, en el mismo lugar
en el que nos conocimos, a la misma
hora, espero que lo recuerdes...

Ella colgó sin decir nada más, ni un 
si; o un rotundo no, dejándome una
gran duda ¿Me habré equivocado? 

Quizá ella solo quiso recordar
viejos tiempos... Y yo solo fui... 
Un episodio de su vida...
Aún así fui a la cita; mi corazón
latía desaforado, como ese mismo
día en el que estábamos en ese 
lugar.
Y ahí estaba ella... 
Esperándome tan tranquila como 
ese día...

Con miedo a su rechazo, y al reclamo
a mi amenaza de volver a llamar todos 
los días le hablé...
Ella se puso de pie, camino lentamente
hacia mi, cerré mis ojos esperando una
bofetada... Pero ella puso sus manos en
mis hombros y me dio un beso...


Luego me acarició el rostro con esa
misma ternura que tanto extrañé.

Yo le dí también un beso, repitiendo
con ansiedad, una y otra vez...

¡Te amo! 

You Might Also Like

0 comentarios