"LA PRINCESA DE LOS LOBOS" *Desde el inicio al cap.8*

EL INICIO: La pandilla de"Los lobos"  Surge  en los suburbios, de una  hermosa  ciudad. Es formada por adolescentes ...




EL INICIO:
La pandilla de"Los lobos" 
Surge en los suburbios, de una 
hermosa ciudad.
Es formada por adolescentes 
de entre trece y diecisiete años.


Eran niños que decidieron 

mantener un circulo de amistad, 
muy estrecho...
Al principio empezaron 
reuniéndose para jugar y para 
hacer cosas divertidas.

Los líderes de la pandilla: 
Javier y...

Casandra su novia. 

Dentro de esta pandilla juvenil 
se desarrolla la primera parte 
de nuestra historia.
Esta historia es acerca de una 
muchacha, que proviene de 
familia privilegiada.
Su padre Ralph Du Ekman, es 
presidente y dueño mayoritario 
de las acciones de un consorcio 
muy prestigioso.
Hombre acaudalado, orgulloso 
de descender de una familia de 
rama genealógica, reconocida 
por la élite social.

Además de ser muy respetado 
por su calidez humana.
Cuando nació Babett; Vivian y 
Ralph Du Ekman, se sintieron 
afortunados de ser los padres de 
tan hermosa criatura.


Era lo que más anhelaban para 
ser ya una familia completa. 
Ralph se sintió el más feliz de 
los hombres...

Ralph es un hombre sensible, 
emotivo, de rostro y carácter 
agradable.
Sus negocios prosperan, es 
muy respetado en los ámbitos 
sociales. 
A pesar de todo el trabajo y los 
compromisos sociales,se ha 
dedicado a dar todo el amor y 
cuidado a su  familia.
Aunque la hermosa Babett es 
su única hija, se hizo a la idea 
de no consentirla, fue  rígido 
con ella al notar que desde muy 
corta edad, la niña era de una 
voluntad inquebrantable.
Tenía un carácter sólido como 
una roca, era autoritaria y con 
muchas agallas.
Su padre espera que esa 
genialidad imponente; le ayude 
en bien del consorcio, cuando 
ella sea la dueña.
Su esposa Vivian es una 
estupenda colaboradora,

en los eventos sociales, a los 
cuales están obligados a asistir.


Es ella la organizadora de 
los eventos con los socios...

 Y empleados,  al igual cuida
hasta los más mínimos detalles, 
para ella; los empleados son tan 
importantes para el consorcio,
 así
como los socios e inversionistas, 
era amable con todos por igual.
Ralph la admira y la considera 
la esposa perfecta. 

Babett se crió junto a Beatriz  
la hija de la cocinera,

Su única compañera de juegos, 
y juntas hacían travesuras, 
que volvían locos a todos en 
la casa.
Mismas travesuras que les 
quitaba el tedio de la rutina diaria, 
y lo platicaban entre risas, en los
momentos de descanso y break 
que compartían en alegre 
camaradería.
Cuando Beatriz no acompañaba 
a su madre. Babett se veía triste,
aburrida, todos lo notaban y 
trataban de consentirla.
Sus padres al volver a casa, la 
niña demostraba su mal humor, 
se negaba  a hablar con ellos.
Era parte de sus caprichos  
y voluntariosa forma de ser.
A esto se le agrega que no 
fue criada con mucha firmeza; 
por 
Vivian su madre, ocupada en 
todos esos compromisos que 
adquieren 
las damas de la alta sociedad.

Creció pasando más tiempo 
con los empleados de la casa, 
que estaban encargados de 
su cuidado.
No era de extrañar la confianza 
que adquirió con cada uno de 
ellos, con Dora y Liza, 
encargadas de la limpieza, 
Joseph el jardinero, Estela la 
cocinera, 
Jimmy el mayordomo y Adrián 
el chofer que era destinado 
únicamente, para ella, para 
llevarla 
al colegio, y a las fiestas de los
hijos de los socios. 
Babett insistía en ser acompañada 
por Beatriz a esas fiestas, pero 
Ralph se negó a ello, y no es 
que rechazara  a su compañera  
de juegos, pero sabía que no 
sería bien aceptada en ese 
mundo al cual no  pertenecía.
Y;  a partir de cierta edad trató 
sutilmente de separarlas, pero 
ellas burlaban su vigilancia y se 
escapaban yéndose al cine o, a 
caminar, a cualquier parte donde 
podían ser iguales, sin recibir 
críticas de nadie.
Al crecer Babett, empezó a 
demostrar su propia forma de 
pensar... 
Para ella no había diferencia
entre ricos y pobres, no se creía 
más especial, sólo por el buen 
apellido y éxito de su padre.
Reflexionaba en forma analítica 
y concreta de sí  misma y de 
las personas que le rodeaban.
Su sonrisa y miradas irónicas 

sacaban de quicio a sus padres... 
Ella demostraba un carácter 
fuerte y determinado.
Ese carácter la llevaría a luchar 
no sólo para conseguir.

Sus objetivos y el  hacer lo 
que 
ella cree  que debe hacer; 
y no por lo que le ha sido
enseñado.
Está en plena adolescencia y a 
escogido pelear, como todos los 
chicos de su edad.
Ha llegado la hora de dejar 
pasar su niñez.
Ya no será más la 
"Princesa de papi y mami" 
Ahora es sólo una adolescente 
más.
Que va atravesar  por los 
mismos desequilibrios que 
todos vivimos, cuando llegamos 
a esa edad.
Todo eso es normal y 
absolutamente necesario, para 
la formación de cada individuo.  
Esa edad de inestabilidad 
extrema, que se vuelve para 
los adultos algo perturbador.
Es ahí donde se convierte en el 
talón de aquiles de Ralph Du 
Ekman. Al no poder controlar 
esa insolencia y rebeldía, la cual 
empeora y se hace frecuente un 
enfrentamiento verbal entre ambos.
Padre e hija.

Un día en que ella y Beatriz 
deambulaban en un centro 
comercial... 
Se topa con Casandra, 

una jovensita de más o menos 

su misma edad.
Ella cayó del casi aventón que  
recibiera.
Muy apenada Babett se disculpa; 
la chica,se levanta del piso y 
con mirada acusadora pero con 
una sonrisa en su boca le dice...
 Oye, 
¿Viste el trailer que me atropelló? 

¡Ah, fuiste tú! 

¿Me vas a decir que no fuiste tú?

La cara sonriente y sus gestos 
acusadores la hicieron reír... 
La invita a tomar un refresco. 
Y así nace una nueva amistad 
para ellas.
Que se han dedicado la una a la 
otra, que ya son más hermanas,
que amigas, juntas desde muy 
pequeñas, en la misma aventura.

Casandra es jovial, risueña, y 
después de platicar un rato se 
despide y las invita a una fiesta.

De nuevo esa sonrisita y el 
ademán acusador...

Me lo debes¿Eh? 
¡Júrame que irás!

Babett se sonríe y le dice... 
Ahí estaré puntual.

En esa fiesta conocieron a Javier 
el novio de Casandra y él presentó
 a  sus otros amigos; Pet, Simón, 
Mitchell, Joel.
Todos adolescentes de más o menos 
la misma edad.
Había otros invitados en la fiesta, 

vecinos y amigos  de  la escuela.
Babett  se sintió en confianza con 
ellos, parecían buenos chicos. 
Las invitaron a pertenecer a su 
pandilla, era de sólo amigos en 
común, que disfrutaban el baile  
con  esos ritmos que  están  de  
moda. 
¿Qué? ¿Tiene eso algo de malo? 

¡ Claro que no!  Razonó ella... 
Ralph y Vivian casi se van 
de espaldas cuando la vieron 
participar en concursos juveniles,
los invitó y accedieron ir para 
disfrutar juntos como familia.
Nunca se imaginaron ver salir a 
su hija al escenario vestida así y 
bailar al desenfreno de esos ritmos.
Vivian torció la boca en un gesto 
de disgusto que no pudo disimular.

Lo que dirían sus amistades si 
vieran bailar de esa manera a la
 "Nena" 
Se sentía tan avergonzada...
Ralph se limitó a sonreír 
forzadamente a su hija, mientras 
se apretaba el nudo de la 
corbata una y otra vez en un 
ademán nervioso.

La gente aplaudía contenta...

Pero ellos estaban escandalizados, 
y se lo hicieron saber... 
Primero sutilmente... Luego con 
más decisión, se opusieron a que 
viera y saliera con ese grupo de 
jóvenes...
Apenas empezaba una larga y 
emotiva contienda con su hija.
Meses después ya agotados todos 
los intentos pasivos... Finalmente 
le ordenó. ¡Te prohíbo volver a ver 
a esos muchachos!

Babett no estaba dispuesta a 
separarse de ellos; porque con 
ellos...
Es espontánea, alegre y desinhibida, 
sin que nadie la critique.
Siente que vive su vida con 
plenitud y sin preocupaciones.

No tenía que cuidar sus modales 
ni al hablar, ni al comer.

Con esa cara de niña buena, 
ellos no se dieron cuenta de 
que cada día estaba, en más 
y más problemas.
Con más sensatez, Beatriz trató 
de advertirle, intuía el peligro,
pero ella hizo caso omiso de sus
advertencias...
Finalmente Beatriz decide 
separarse de Babett.


"LA PRINCESA DE LOS LOBOS" 
CAPÍTULO 1.

Fue divertido hacerse miembro 
de la pandilla de "Los lobos"
Con ellos empezó una forma de 
vida diferente.
Lo que para "Los lobos" En un 
principio fuera un vinculo de 
camaradería y juegos.


Con la llegada de Babett se 
reorganizan.
La pandilla de los"Los lobos" 
Pasa a una segunda fase...
Enlazarse en trifulcas y peleas 
contra otras pandillas, por el 
control del territorio.
Babett participaba con todo ese 
potencial de furia reprimida.

Al comienzo, sólo querían asustarlos 
un poco...
Porque buscaban entretenimiento 
haciéndolos pasar un mal rato, a 
cualquier muchacho o chica de las
bandas contrarias.

Que cometía el error de pasar 
por su territorio; al ser visto en 
sus calles... 
Los hacían correr despavoridos,


Babett y Mitchell hacían una
excelente mancuerna en esas
trifulcas, luego era festejada
su mala acción entre risas y 
bromas

Más de una vez, el abogado de 
la familia tuvo que sacarla  muy  
discretamente de  la cárcel, 
acusada de vandalismo e injurias 
a otros menores.

Babett se hundía cada vez más, 
arrastrada 
por su propia voluntad...


Le gustaban las peleas con los 
bandos contrarios.


"El que con lobos anda, a aullar 
se enseña"
Aprendió a competir en los arrancones... 

Compitiendo con chicos experimentados...
Era la única mujer que se le 
enfrentaba a cualquier clase 
de reto... En la pandilla de 
"Los Lobos" Estaban más que 
contentos con su integrante más 
nueva.

En los barrios bajos... 
No sólo se aprende a bailar.

Además les demostró que 
tenía las suficientes agallas 
para...

Pelear  contra  chicas de barriada, 
jefas de pandillas... 
Feroces y despiadadas, pero estas
aprendieron a conocer que  la 
bella rubia... 
Era tan despiadada  como ellas.  
Con la misma ferocidad y esa dura 
mirada que la caracteriza y que les 
causa desconcierto


A sus amigos del mismo grupo 
les probó su lealtad.
Y supieron que podían contar 
con ella porque...
Cuando el abogado iba a sacarla 
de la cárcel  se negaba a salir,

hasta que pagaran la fianza de 
sus amigos.
Ya no pudo engañar a su padre 
y tuvo que aceptar, sus errores 
al verse descubierta una vez más.
Ralph estaba demasiado molesto 
y tomó una decisión...
Mandarla a estudiar al extranjero.

Estaba apesadumbrado.
Ella se mostró intolerante a que 
su padre juzgara a sus amigos, 
sólo porque no eran de su misma  
clase social.
Le dijo con voz ansiosa y 
desesperada...Los  "Niños bien" 
También se meten en"Broncas"
Pero sus padres los sacan 
discretamente de la  cárcel y les 
cubren sus faltas... 
¡Como tú a mi papá!

Paro Ralph eso era  diferente... 
Decía...
 "Son chicos desorientados" 
Pero al madurar un poco, 
seguirán el camino y el buen 
ejemplo de sus padres.

Babett discutió su propio punto 
de vista.
¡Ah! ¿Porque sus padres son de 
dinero como tú?
¿Eso los hace diferentes a mis 
amigos?
¡A ellos no los bajas de rufianes 
y delincuentes! 
Ni siquiera conoces a sus padres; 
ellos no tienen  un gran apellido 
como  el tuyo... 
Pero tienen sentimientos papá... 

Su voz sonó en un  tono convencido...
¿Sabes una cosa papá?
Mis  amigos me  ayudarían en  
cualquier cosa y sin preguntar... 
"Tus niños bien" Me abandonarían 
a mi suerte, salvando su pellejo 
solamente.

He andado en peleas entre pandillas... 
Más de una vez; y  me has 
sacado de la cárcel.

Sonrió con ese gesto habitual en 
ella de sarcasmo y burla.
Ahí me he encontrado con "Algunos" 
de ellos... 
¿Qué me dices ahora papá?

Ralph se enfrenta a su hija en  
una contienda de padre e hija. 
Definitivamente no respondería 
a su retórica.

Esta vez estaba decidido a 
enderezar el camino de ella, 
la enviaría a un internado 
fuera del país...

Te enviaré a un internado, 
ahí seguirás estudiando.

Ahora antepone sus propias 
razones tratando de que ella 
lo entienda.
Un  día  serás la  dueña  de todo
lo  que tengo y debes prepararte 
para ello 
¿Eso si lo entiendes verdad?

Babett conocía su futuro 

perfectamente.
Un día sería una mujer que 
llevaría una agenda muy 
saturada en lo social y en el 
trabajo del consorcio.
Se movería en los círculos 
sociales, conviviendo con gente 
tan adinerada como su padre...
Iría a fiestas... Vestiría elegante... 
Lucirá esplendorosa llevando 
joyas carísimas...


Y en sus labios, luciría una 
sonrisa encantadora  dirigida  
a  los  socios  y empresarios.
Pero por el momento quería 
ser libre, tener su propio espacio 
y exigía ese derecho. 
Bostezó con desgano.
¡Qué vida más aburrida le 
esperaba, cuando llegara ese día!
Su habitual gesto se enmarca en 
su cara.... 
Si es que ella llegaba a ese día...
Porque... 

Con la  vida que estaba llevando... 
Sinceramente no lo creía...
La vuelve a la realidad la voz 
enérgica de su padre  
¿De qué te ríes?   
¿Qué es lo gracioso?

Con gesto indolente le contesta... 
De nada...

Ella  sabía  que el andar entre  
pandillas, algo podía salir  mal 
alguna vez... Intuía el peligro 
pero... ¡Le gustaba el peligro!    
También intuyó en que era la  
hora de negociar  algunas cosas  
con su padre... 
Le hizo algunas promesas, que 
por supuesto no iba a cumplir... 
En su totalidad...
Estaba de pié frente a Ralph, 
con los brazos hacia atrás en un 
fingido gesto de humildad.
Picaramente cruzados los dedos
a su espalda por las mentirillas 
que estaba por echar... 

Eran sus derechos los que estaban
en juego... 
Y... 
No estaba  dispuesta en  ceder 
todo el control.
Entraré de nuevo a la universidad, 
pero a la de gobierno.
No  más  colegios  privilegiados,  
ni la compañía  de los muchachos 
de tu "Tan preciada élite social"
¡A mis amigos los escojo yo!
¿Eso tú lo entiendes papá?

Ralph  arquea  la ceja  con ira y 
va a protestar, pero ella negocia  
otro  punto que le interesa.

A cambio de eso, te prometo 
que seré más discreta, 
ya no me meteré en más 
escándalos   ¿Aceptas?

Ralph suspira satisfecho, 
está  impuesto a  negociaciones 
y por el momento acepta.
Cree que ha ganado esa batalla 
de padre e hija.

El  recurso de Babett fue fue  
cambiar de táctica, para engañar 
de nuevo a sus padres.
En  la mañana pasaba el tiempo 
en la universidad.
Por las tardes en casa, durmiendo...

 o haciendo tareas... 

Sus padres llamaban a casa y 
sonreían satisfechos... 
La nena está dormida Señor 
Ekman. 
O... La nena hace sus tareas 
Señor...
Eran siempre la respuesta del 
mayordomo.
Estaban más que  felices con 
el  cambio de actitud... 
Lo que no sabían era que 
la"Nena" se salía por la noche, 
cuando todos dormían 
regresando de madrugada,  
sin que nadie se diera cuenta.
Realmente le interesaba estar  
con la pandilla.
Se sentía parte importante 
para ellos.
Ser miembro de la pandilla de 
 "Los lobos" 
Era algo que la  hacía sentirse 
aceptada, ser parte  igual en el 
equipo...
Estaba desorientada pero no 
lo sabía, se dejaba llevar  por 
los impulsos de su 
rebeldía juvenil.

"LA PRINCESA DE LOS LOBOS" 

CAPÍTULO 2


La pandilla pasó a una nueva 
etapa... 
La violencia contra las pandillas 
contrarias

para defender su territorio 
había sido apenas el principio...
Ahora tenían que ser reconocidos...
Destacar de las demás pandillas.

Si  había  alguien  capaz de 
enfrentarse 
a cualquiera, era Babett.

Era algo que llevaba dentro 
de sí... En esos momentos de 
tensión y pelea se le 
aumentaba la presión sanguínea 
y el ritmo cardíaco. 
Casi sentía correr la sangre 
por sus venas, cuando eran 
perseguidos o eran perseguidores... 



En ocasiones eran perseguidos 
por pandillas más numerosas... 
O por policías...

No medían las consecuencias 
de sus actos, eran como  niños 
que participaban en una historia 
real... 
Eran los actores principales 
de una trágica novela que los 
llevaba a un triste final... 
Mitchell y Babett eran los que
cuidaban la seguridad de la
pandilla.
Eran atrevidos, violentos lo
hacían con frialdad calculo y
lo que fuese necesario


Todos aprendieron a usar armas... 


Al principio fue porque otras 
pandillas empezaron a usarlas, 
y era sólo para defensa y por 
si se daba el caso... 
Esta nueva etapa  que los llevó 
a dejar de ser una  simple pandilla... 

Javier seguía siendo  el jefe
de ellos, era el que daba las 
órdenes y en su mente se fraguan
las ideas, para mantener a la 
pandilla siempre en alerta. 
Un día se le ocurrió una tontera
pero que a todos les pareció una
 "Genial idea"... 

Propone algo nuevo que les 
de satisfacción  y que una aventura 
digna de contar en un futuro
Su  propuesta  es robar a  la gente 
de más dinero para  darlo a la 
gente que no lo tiene. 
Para  todos ellos fue  como ver 
nacer, a un nuevo  "Robin Hood" 
[Personaje que roba a los ricos 
para darlo a los pobres].

Su mente estaba ya fuera de 
control, era una idea descabellada, 
pero se sentían alborozados y 
en sus caras había gestos, gritos  
y expresiones de alegría.
Babett los apoya sin pensar en 
las consecuencias...
¡Está viviendo su vida al máximo!

Les advirtió que no podía 
participar, en forma directa para 
no ser encerrada de por vida en 
un  convento: 
Les aclara que ese sería el castigo 
más probable que le aplicaría su 
padre.
Y... ¡Sinceramente no quiere 
averiguar si es capaz de hacerlo!

Todos se rieron cuando se los 
dijo, les parecía un recurso cruel 
y anticuado para someterla. 

Además no la podían imaginar 
con hábito de monja y con un 
arma en  la mano.

Nadie percibe el peligro, les 
parece todo tan fácil, todo es 
diversión; para ellos es una 
forma de dar a  los que menos 
tienen.
¡Esa es su forma de contribuir con 
la sociedad.
¡Forma por demás equivocada claro!

Babett se convirtió en la chófer 
de sus fechorías, pero no quiso 
recibir retribución alguna.


Entraban a robar en casas 
escogidas al azar, los dejaba 
en el punto y los esperaba 
con el auto en marcha.

Hasta que un día...
Inesperadamente fue 
escogida la propia casa de Babett...
Ella trató de disuadirlos pero 
fue inútil, y fue entonces que
se vio obligada a confesar 
que era la casa de sus padres. 
Se quedaron sorprendidos, nunca 
pensaron que la bella rubia 
fuera rica...
Ella vestía y hablaba como ellos;
se identificaba con ellos... 
Era además  la más  brava y  
despiadada pandillera que habían 
conocido.
Era difícil imaginarla con ropas  
de princesa, y con joyas costosas... 

Entendieron el porqué no 
recibía su parte de las fechorías.
Solamente su casa debería de 
valer millones.
¡Fiuuuuuu! Un largo silbido 
salió de la boca  de Mitchell,
 luego dice...  ¡Hey, amigos! 
¿Ven el palacio en dónde vive? 
Javier gritó entusiasmado y al 
unísono todos gritaron, menos 
Babett, que está desconcertada,
sorprendida...

Javier exclamó,  ¿Pero qué les 
parece amigos? 
Nuestra  banda si que ha subido  
de categoría...
Tenemos a nuestro lado ni más 
ni menos, que a la "Hija de un 
millonario"
Primero aplaudió luego hizo 
una pausa
¡Que no se diga, que los pobres 
recibimos mal a los ricos! 
Todos aplaudieron...

Por primera vez Babett se sentía 
cohibida, tuvo  miedo de  ser  
rechazada, y no tenía nada de 
raro...
Si los ricos los rechazan a ellos...
¿Por qué ellos no van a rechazar 
a los ricos?

Javier un poco emocionado y 
acento solemne, 
dice con cierta admiración.
Eres la primera niña rica que se
gana el respeto, de la gente de
barriada...
Tomando de la mano a Casandra 
ambos la coronan y ponen un 
gorro en vez de tiara...

De aquí en adelante tú serás 
la princesa  de  "Los lobos"...
Hasta hoy he oído que te dicen
 "La brava" de: ¡La pandilla de 
los lobos! 
Y tienes ya el respeto y la 
admiración que te has ganado 
con tus méritos.
Pues cuando conozcan de 
dónde vienes; sabrán el por qué 
eres  "La princesa de los lobos!
Realmente sintió que era coronada 
con sinceridad, no porque ella 
fuera una persona importante, se 
ganó el título como integrante 
de la banda de
  "Los Lobos"
Casandra dice eufórica ¡Sííí! 
Y también eres nuestro amuleto 
de ¡Buena suerte"

Abraza a Babett... 

Desde que llegaste, hemos 

tenido victoria, tras victoria, 
contra 
todas las demás pandillas...
Ahora se nos respeta, ya son 
pocos los que nos buscan pelea.

¡Eres buena en combate! La 
abraza Simón...
¡No eres nada miedosa! Dice 
Pet.
Mitchell la abraza y le dice en
 tono de broma... 
Aunque seas rica te voy a seguir 
queriendo igual...
Babett se ríe y lo abraza con 
cariño, entre ambos hay un lazo 
de amistad entrañable.

Después de los reconocimientos
de cada uno de los integrantes, 
brindaron entre ellos... 
Estaban felices...
Babett sube a su auto y baila
festejando su nombramiento.

Si  hubieran reflexionado en 
estos momentos.
Javier, Casandra y Mitchell, 
se habrían salido de la pandilla.

Era la hora exacta para retirarse...
Ellos ya habían pasado esa etapa 
de la adolescencia tardía.
Era para ellos el tiempo de hacer
los ajustes necesarios para 
sentirse aceptados socialmente.

Babett, Joel, Pet y Simón, aún 
arrastraban esas emociones 
inestables y el desarrollo de la
personalidad... 
Pero los unos y los otros estaban 
juntos en su nueva modalidad...
Habían dejado de ser una pandilla
 juvenil.

"LA PRINCESA DE LOS LOBOS"
CAPÍTULO TRES.

Ahora son un grupo de personas 
asociadas para cometer actos 
violentos y delictivos, ya no eran 
aquellos niños que empezaron 
con un juego, ahora participan 
conscientemente en esos hechos; 
sin importar la causa que los 
impulse a hacerlo.

Ahora son una banda en contra 
de la sociedad y de la policía... 
No obstante dejan de robar en 
las casas por cambiar de 
prioridades...
Y Babett es la encargada de 
guardar el botín de sus fechorías...

Además la policía ya les pisaba  
los talones...
Y no estaban dispuestos a caer   
en sus manos...
Babett era la más preocupada...
Te juro Javier, que si no me matan
  
los policías, mi padre me 
matará 
y disfrutará hacerlo pero...
Muy lentamente...

Por si fuera poco, "Los Totos" 
una banda que se dedica a la  
venta de  enervantes, hace su 
aparición, y quiere que ellos 
participen en la distribución de 
droga entre, las pandillas, y 
bandas de su derredor.
Javier y su banda no son 
consumidores, al menos en ese
error de adicciones se han
guardado para no caer.

Y no están dispuestos a dejar 
que "Los totos" entren al 
territorio de "Los lobos" y la 
distribuyan, no han dejado que 
se venda ningún tipo de enervante.
Babett y Mitchell van adelante 
se enfrentan valientemente 
a ellos.


Ellos son los encargados de esto, 
pero han sido respaldados por 
toda la pandilla, entre todos ellos 
sólo son una minoría.
Ignorando el poder de la mayoría 
del grupo formado por "Los totos"
Sacan a relucir sus armas y los 
corren y amenazan con disparar 
si vuelven por ahí.
El hombre se queda de pié sin 
retroceder...


Sonríe malévolo al ver su 

atrevimiento
 y dice arrastrando las palabras...
Llevaré su "Mensaje" al Jefe. 
No  se  molesten en acompañarme, 
conozco  bien la salida...

Una semana después, Javier y 
Joel son atacados.
Todo fue en cuestión de 
segundos... 
Una moto se les empareja, 

un hombre les apunta con un arma

 y les disparó casi a quemarropa.


Joel que era el que conducía, 
 murió instantáneamente,
Javier malherido trata de buscar 
ayuda.

"Los Totos" Aún no terminan, 
piensan que Javier  está muerto.
Buscan a alguien más de la banda  
de  "Los Lobos"
Pet  es  encontrado cerca  de ahí
y es abatido a tiros,
Rato después al regresar de la 
universidad, Mitchell, se entera   
de todo.
No salgas  le dice un amigo,
todavía andan "Los Totos" 
buscando a los  que faltan... 
Han jurado que no quedará nadie 
con  vida de la banda de
"Los Lobos"
Mitchell  llora  por el coraje y 
el dolor ...
Esos sentimientos lo impulsan 
a sacar sus armas, y saliendo a 
la calle las hace detonar, 
disparando al aire.

Es una forma de avisarles que 
ahí está, 
y que los está esperando.

No pasan muchos minutos, al 
verlos llegar, sale y dispara como 
loco, 

está lleno de deseos de vengar a 
sus amigos... 
Varios de la banda de "Los Totos"  
Caen bajo el fuego de sus balas 
al ser sorprendidos.
Se preparan para repeler el ataque, 
empiezan a  disparar.

Mitchell hubiera muerto, eran 
muchos de ellos y querían acabar 
con la banda de "Los Lobos" si no 
hubiera aparecido la policía que ha 
sido avisada  del tiroteo  y de los 
heridos.
Mitchell se entregó voluntariamente... 

Sabía que de la cárcel saldría un 
día,pero de la tumba nadie regresa.
Sonrió satisfecho... 
¡Al menos se llevó  a algunos!
La policía desarmó al "Junior" 
Miembro de  "Los Totos" quien 
no pudo subir a la camioneta  
dónde se escaparon los demás.


Escondido entre unos botes 
de basura encontraron a otro 
miembro de la banda de "Los Totos"


Javier fue recogido y subido 
a la ambulancia, casi muerto... 


No había muchas esperanzas 
de sobrevivir...




Babett cuando supo las noticias, 
entró en estado de shock.


¡No podía ser posible tanta 
tragedia!
Estaba estremecida por lo 
sucedido, eran sus amigos y no 
había estado ahí para ayudarlos...
Casandra no lo sabía aún, estaba  
de vacaciones, con sus padres, en 
la casa de los abuelos.
Babett tuvo que hacérselo saber...

La oyó gritar desconsolada y 
llorar amargamente...

Hubiera querido estar a su lado 
para abrazarla y consolarla; 
decirle que juntas podían planear 
la venganza.

Días después...
Casandra está desolada, pero ya
no hay llanto en sus ojos... 
Babett está en cuclillas, cerca 

de ella.
No puede hacer nada que  
quite el  dolor de su corazón... 
Casandra sabe que aunque Javier  
aún está vivo, no hay esperanzas 
de vida para él...
Ve la desesperanza en los ojos de 
Babett y le  dice...





Ya no estoy llorando...
Estoy pensando en cómo vengarme 
de "Los Totos"
Antes de que la policía los atrape...
 ¡Yo misma los mataré!
Babett tiene que irse, pero le 
pide que la espere... 
Ella también  quiere vengarse.
Tengo que irme, mi padre regresa  
hoy de su  viaje, sacaremos a 
Mitchell de la cárcel. 
¡No hagas nada hasta que esté contigo! 

No olvides que estamos juntas en esto.
Pero Casandra decide que Babett 
quede fuera de todo... 
Y esa misma tarde, llega hasta la 
madriguera de "Los Totos" y les 
dispara, matando a varios de los que 
estaban ahí.


Luego como una autómata va a 
entregarse a la policía.
Babett se entera al ver las noticias, 
por un canal local;
 se pone fuera de sí...

¿Qué estaba pasando? Toda la 
euforia  se había terminado.  
Lloró por los buenos tiempos 
que pasaron todos juntos... 
Todo el tiempo que estuvo con 
ellos había sido de felicidad.
Vivió momentos maravillosos,  
donde ella era, sólo una chica 
más del montón;
 sin privilegios especiales.



Después de llorar todo el día, en 
cuanto se levantó por la mañana, 
entró al cuarto de su padre, le oyó 
llegar por la noche de su viaje de 
negocios, pero no estaba en 
condiciones de hablar con él, tenía 
los ojos hinchados de tanto llorar.


¿Te puedo ayudar en algo nena?
Le preguntó mientras seguía 
arreglándose para ir a la oficina.
Era tanta la angustia que sentía 
por sus amigos que rompió a llorar 
y le suplica que los ayude.
Le dijo entre sollozos... Nunca te
he pedido nada papá... Hoy te 
ruego que ayudes a mis amigos.

¡Nunca, me has pedido nada, porque 
te lo he dado todo! 
Le dijo su padre apretando los dientes, 
sentía una furia tremenda porque su 
hija lo había estado engañando y se lo 
reprochó.
¿Así que has seguido con ellos 
todo este tiempo?

Sus mandíbulas tensas y los 
puños apretados le hacían ver 
lo terriblemente 
enojado que se hallaba...

Se sintió cohibida, nunca lo 
había visto tan enojado, pero 
era su padre el único que con 
su dinero e influencias  podía 
ayudar a sus amigos.
Los bellos ojos de Babett estaban 
entristecidos, se notaba la honda 
preocupación por ellos.



Ralph le dijo...
Te mandaré al abogado, 
encárgate tú  misma de esto, él 
hará todo lo posible por ayudar 
a tus amigos.
Luego sentenció... 
¡A ti, haber quién te ayuda! 
Tenemos una platica pendiente!  
Hablaremos después... 
La miró de frente antes de salir 
de la habitación.

Había una amenaza en sus 

palabras, el gesto hosco y el 
entrecejo fruncido en la cara de 
Ralph, la llenó de un temor que 
nunca antes había sentido, 
Y... 
¡Vaya que había andado en el 
peligro! 

Y casi había sido atrapada por 
policías o maleantes.

¡Y vaya que había hecho cosas 
muy malas!
¿Qué diría su padre cuando se 
enterara?

Se puso a pensar muy preocupada...
¡Quizá hubiera sido mejor, ser 
uno de los muertos de la pandilla  
o estar en la cárcel!

Las cosas se fueron dando, Javier 
se recuperó de sus heridas, aún no 
se le acusaba de algo, fue a ver a 
Casandra... 

No hubo palabras...
Se amaban y se esperarían el 
tiempo que fuese necesario


Javier no fue encarcelado,los 
cargos eran mínimos, y se pagó 
fianza por ello.
Simón y Babett no fueron 
involucrados por no estar en el 
lugar de los hechos.
Mitchell y Casandra fueron 
acusados de asesinato... 
El abogado apeló a la sensibilidad 
del jurado, pidiendo misericordia,
para ellos, que actuaron bajo los 
impulsos; provocados por las 
intensas emociones, que vivieron 
a trávez de la muerte de sus amigos, 
causada por los integrantes de
"Los Totos" una banda dedicada 
a distribuir enervantes, los cuales 
fueron echados de su barrio y que
les fuera negado el acceso para 
la distribución y venta.
Estos mismos decidieron atacarlos 
dando muerte a Joel y Pet a 
mansalva, 
Mitchell y Casandra repelieron el 
ataque y ahora son acusados de 
esos delitos... Haciendo hincapié
de que "Los totos" 
eran peligrosos 
y tienen nexos con el crimen 
organizado...

Casi un año duró el juicio 
durante el desahogo de pruebas 
y testimoniales.
Se movieron influencias y mucho 
dinero.
Mitchell y Casandra no fueron 
la cárcel, estuvieron en una 
casa de arraigo por separado, y 
al menos tuvieron comodidades, 
alimentos; 
y todas las consideraciones 
posibles. Proporcionado gracias 
a las influencias de Ralph Du 
Ekman.

Al ser declarados en libertad, 
Javier esperaba  a su novia... 

Se amaban tanto que decidieron 
darse una nueva oportunidad.

Las argucias legales y todo el 
dinero que su padre no escatimó, 
las influencias que se usaron...
Ahora Babett entendió que no 
tenía nada de malo tener  dinero 
e influencias; su padre fue generoso 
con sus amigos, les había dado 
todo sin escatimar nada.
Por consejo del abogado, no 
confesaron su participación en 
los robos; pero Ralph los obligó  
a entregarlo de la misma manera 
que habían entrado a robar.
El mismo abogado los llevó en 
su auto a 
dejarlo, y los esperaba a que 
salieran, siguiendo las instrucciones 
de Ralph.
Babett los acompañaba, por 
órdenes de su padre. 
Cuando todo hubo terminado.

Mitchell se despidió de ellos y 
se mudó a otra ciudad.

Entró de nuevo a la universidad, 
ahora prefería la soledad, aunque 
guardaba los mejores recuerdos 
de sus amigos, nunca los olvidaría.
Simón  decidió emigrar al extranjero.
Casandra y Javier también se fueron 
lejos...

Habían quedado vivos algunos 
miembros  de  "Los Totos" y se 
estaban reorganizando.
 Para ellos todo había terminado... 
Todos habían madurado.
Llevaron flores a las tumbas de 
Joel  y Pet, se despidieron de ellos 
antes de empezar esa nueva 
oportunidad que la vida les ha 
brindado...

Babett no quiso enfrentar a su 
padre y huyó de su casa, no se
llevó celular ni tarjetas de crédito,
tan sólo una maleta.

Atrás dejó a su padre 
preguntándose en qué
se había equivocado.



Si crees que Babett cambiará algún
día... Te invito a seguir leyendo.
Sólo necesita un tiempo para
curar sus heridas.

Copyright. Derechos reservados.
Escrita con la tecnología de blogger.
Imágenes encontradas en la web.

"LA PRINCESA DE LOS LOBOS" 
CAPÍTULO 4
"TIEMPO PARA CURAR SUS HERIDAS"

La hermosa Babett decide irse  
de su casa,
Para no enfrentar a su padre.
En su recuerdo está aún grabada 
el enojo de su padre, reflejado  
en sus ojos y el fruncimiento de 
las líneas en su frente.

Cuando ella se fue, Ralph 
Du Ekman, se desmoronó... 
Aún no entendía cuál había 
sido el error que cometió. 
Para que su hija se desviara 
del buen camino.

Se hundió en una depresión 
muy fuerte.
Estaba triste y callado casi 
siempre...

Ella no se llevó celular ni tarjetas, 
sólo unos cuantos billetes, que 
serían para pasar unos cuantos 
días, él pensó que regresaría en 
cuanto se le acabara el dinero...

Pero la falta de dinero no la  
hizo regresar a la casa de sus 
padres...
La niña rubia se siente más 
sola que nunca,

en su mente están recientes 
los sucesos que le arrancaran 
la vida a Joel y Pet...
todavía le parecía sentir en 
sus manos la sangre de ellos... 
Tampoco olvida el proceso 
judicial y el juicio para sacar 
libres a Mitchel y a Casandra...

Lloró la muerte de Joel y Pet;  
nunca en su vida había llorado 
por nada ni por nadie.

Jamás olvidaría los momentos. 



Tan agradables  que vivió con 
ellos.
Aquél día en que Casandra y 
Javier le dieran el título de: 
"La princesa de los lobos"

Ese gorro rojo significó para 
ella, mucho más que una tiara 
de diamantes.
Esa tarde fue muy especial 
para todos.

Babett se sube a uno de 
los autos y baila feliz...

Pero ahora... Ya no sería 
más la princesa de esa 
pandilla que la 
recibiera con los brazos abiertos.

Ni continuarán siendo 
los protagonistas.

En el reparto de estrellas de 
esa fabulosa "Novela" 
Que los llenaba de alegría, 
saciando sus  almas de 
emociones 
auténticas y violentas...

Eso fue lo más importante 
que vivieron... 
Porque la ansiedad por 
el participar en los 
concursos de baile se 
terminó...

Necesitaban ser igual a 
otras pandillas;
y les fue prioridad defender 
su territorio, 
haciendo huir a otras 
pandillas...

Y después...
¿Para qué pensar en eso?
Ahora su mente es un 
caos terrible... ¿Por qué 
las cosas terminaron así?

Necesitaba un tiempo para 
tomar las riendas de su vida.

Todavía siente desesperación 
por esas vidas arrancadas con 
tanta violencia; sabe  que ella 
misma se ha salvado de morir 
de la misma manera...
Se imaginó en un charco de 
sangre y la cara de su madre.
Gritando de dolor...
Su mente está saturada de 
culpas y de posibles soluciones...

Casandra lejos visitando a sus
abuelos, 
Ella y Mitchell eran los que se
habían juramentado a proteger
a los miembros de la pandilla... 
Si hubieran estado todos juntos... 
Pensaba...
Hubieran repelido el ataque.

Las cosas hubiesen sido 
diferentes...
O si al menos Casandra, 
la hubiera esperado, entre
las dos hubieran exterminado 
a toda la banda, de "Los totos"

Flagelaba su alma en forma 
insistente.

Pero "Los totos" los habían  
cazado por separado...
Ahora dos de sus amigos han 
muerto y los otros han huido 
para no ser exterminados por 
ellos.
Babett se siente vulnerable, 
apática, 
sin deseos de hacer algo... 

Termina por asimilar que 
ya nada  se puede hacer.
Ella al igual que los demás 
debe aprovechar esa nueva 
oportunidad para vivir.
El dinero se le ha terminado 
decide hablar con su madre... 
Le promete que un día volverá 
se hará cargo de sus 
obligaciones en la empresa.
Le pide que le envíe dinero... 
Lo necesita para empezar de 
nuevo.
Con su padre no quiere hablar 
porque le teme y porque todavía 
no se siente fuerte para tener 
con él  "Esa charla pendiente"

"LA PRINCESA DE LOS LOBOS" 
CAPÍTULO CINCO.
BABETT SE ENAMORA.

Empieza para Babett una 
vida diferente.
La bella niña rubia decide 
sacar ese temple y coraje 
que necesita para continuar 
y empezar esa nueva vida.

Consigue un departamento 
en un edificio de mediana 
categoría y comienza a
buscar empleo, cosa que 
no le es  nada fácil, a 
causa de no tener 
experiencia en ningún
trabajo.

Lo más que pudo conseguir 
fue  el puesto de asistente 
personal de un alto ejecutivo 
en la empresa de Laker steel. 
Vincent su  jefe es bastante  
atractivo y de carácter 
muy agradable.

Se enamoró por vez primera... 
Y no hizo nada para impedir 
que ese amor creciera,

aún a sabiendas que él 
estaba comprometido.

Ese amor se le clavó insistente  
en el corazón y en su mente... 

No era el fuego incitante, ni 
la pasión ardiente del cuerpo.
Era la primera vez que se 
enamora.

Era ese amor limpio como 
caudal de un río, de 
impetuosas aguas sin enturbiar.

Siente ese nerviosismo cuando 
está cerca de él y se le hace un 
hueco en el estómago.
La bella niña rubia de nuevo 
se encuentra en un 
maremágnum de sensaciones...
En un estado total de  
desorganización de sentimientos; 
los cuales 
amenazan en el desbordamiento 
de un caudal incontenible.

Esos impulsos y voluntad que 
la envuelven peligrosamente y 
que la hacen sentirse como una 
fiera al acecho. 
El problema para Babett es 
que ella es muy intensa en 
sus emociones, no acepta las 
frialdades... 
El amor corre violento por
todo su cuerpo...

Él está comprometido con 
Caroline,
una hermosa mujer, inteligente 
llena de virtudes, contra 
la cual jamás podrá rivalizar.

Cuando los oye hablar... 
Siente despecho, celos, 
envidia y ansiedad.

¿Es que ella es perfecta? 
¿Tendrá algún defecto?
Ve con enojo la admiración 
que siente Vincent por 
Caroline.

Para él; Caroline es además 
de bella, culta,buena 
conversadora y aún mejor 
en la cama, 
Vincent ya lleva en la piel 
la marca de sus besos.

Pero eso no la detiene, ni 
siquiera el pensamiento de 
que sería inútil 
tratar de conquistarlo... 
Desde niña sus deseos eran 
órdenes para los demás...
¿Debería conformarse en 
dejarlo pasar junto a ella 
sin tratar de impedirlo?
Eso rompería de tajo su 
voluntariosa forma de ser; 
impuesta a salirse  con su 
capricho, y obtener lo que 
parece imposible para otros,
pero no para Babett...
Para ella Vincent es un reto
y no se dejará vencer con 
facilidad.
No se reprime al antojo de 
rozar su cuerpo discretamente, 
cuando le muestra  algún 
documento, lo hace parecer 
inocente, sin malicia.
Pero para Vincent que tiene 
bastante experiencia con las 
mujeres; no pasa desapercibido 
ese enamoramiento.

Porque se suscitan 
circunstancias que lo 
evidencian.
Al sentir su mirada, él voltea 
de improviso y ella...
Se voltea rápidamente hacia 
otro lado...
Otro indicio es que al platicar 
con él.
Ella no puede impedir que
sus labios se entreabren y 
sus mejillas se sonrojan.


Vincent decide ignorarla...
Y por un tiempo lo puede 
hacer.
Tiene en la mente una idea 
fija... Casarse con Caroline.

Aunque se siente muy halagado, 
porque Babett es una mujer 
muy hermosa.
Tiene, una  piel sonrosada que 
se antoja acariciar...
Sus labios carnosos que 
demuestran el deseo de 
ser besados... 

Y en su mente se empiezan 
fraguan fantasías de hacer 
suya a la bella niña rubia.

Esos ojos azules revelan un 
carácter decidido, sus gestos 
dominantes y mirada penetrante; 
prometen el éxtasis en una 
pasión que amenaza con
desbordar los límites permitidos.

Sus defensas se debilitan cada 
día  que pasa, y empieza a sentir 
una sensación de intenso placer,
al estar cerca de ella, 
la piel  se le eriza al imaginarla 
en sus brazos.

El deseo crece incontrolable 
en él.
Pero ya ha vivido demasiadas 
aventuras, y se resiste 
débilmente a caer en la 
tentación, todavía hay una 
lucha entre la pasión que le 
provoca 
Babett o el amor y lealtad con
su prometida.
Sin embargo acepta el juego 
de esos roces "Involuntarios"
entre ellos, el de tocarse uno 
al otro.

Babett piensa que está ya 
logrando, algo y no cede en su
intención de enamorarlo.
Pasados unos meses, Vincent 
ya no logra quitarla de su 
pensamiento.
Se está obsesionando con ella.

Una de esas noches llega 
al departamento de ella 
y toca a la puerta.
Babett al abrir siente una 
grata sensación al verlo.
Él trae una botella de vino 
en la mano y ella se percata 
de que ya está un poco 
pasado de copas.

Vincent después de meditar 
por varios días y dándose el 
valor bajo el influjo del 
alcohol que ingirió ha llegado 
hasta ahí.

Había bebido porque no estaba 
seguro de que Babett aceptara 
esa propuesta que se le ha 
metido en la cabeza... 
A ella podría parecerle una 
proposición indecorosa quizá 
lo echaría de ahí... 


Pero estaba seguro de que ella 
lo ama tiene la probabilidad 
de que lo acepte.

Él se deja caer en un sillón, 
parece algo mareado... Ella se 
sienta enfrente de él y lo mira 
con curiosidad, es la primera 
vez  que lo ve fuera de control...
¿Todo está bien con Caroline? 
Pregunta indecisa.

Él bajando la mirada contesta...
Si... 
No hay problema con ella... 
El problema eres tú...

Babett se levanta de su asiento 
y le pregunta
¿Qué problema hay conmigo?

Arrastrando un poco las palabras 
a causa de su embriaguez le dice.
No finjas inocencia...
Bien sabes a que me refiero... 
Me has provocado con tus miradas, 
y tus gestos; has despertado en mí 
una pasión que ya no puedo ni 
quiero controlar... 

Porque te llevo en la sangre que 
corre por mis venas.
Se levanta y llega frente a ella y 
la acorrala entre sus brazos;
besándola apasionadamente...

¿Vas a negar que me amas?

Babett siente que cae en un 
vacío sin fondo, los labios 
de Vincent son como ella los 
imaginó suaves y sus besos 
apasionados.

Realmente ella no quiere que 
las cosas sean así y se siente 
desconcertada...

Pero así es el amor... 
Se dijo a sí misma...
Lo sentía por Caroline, 
cuando  se entere. 
¿Cuál será su reacción?

Él pone su mano en los 
labios de ella, quiere seguir 
besándola con frenesí, sentir
el sabor de su boca y acariciar 
ese cuerpo tan suyo en sus 
fantasías, porque desde mucho 
tiempo atrás, solo quiere hacer 
el amor con ella.
Pero debe ser honesto, no quiere 
engañarla, dejar que ella piense   
en lo que no es; ni podrá ser. 
Habló a su oído... 

Antes de hacer cualquier cosa 
de  la cual nos arrepintamos... 
Quiero ser sincero contigo. 
Sabes que ya tengo un 
compromiso y lo único que 
puedo ofrecerte es que nos
amemos, por el tiempo que
nos dure este loco amor;
pero sin compromiso ni para 
ti ni para mí.
Continuó tratando de no 
parecer descarado...
Si después de casado, podemos 
seguir juntos, lo haremos pero 
debemos ser muy discretos.

Un balde de agua con hielo 
cayendo en su cuerpo, le 
hubiera causado menos frío 
que las palabras de Vincent, 
que la han dejado helada...
¿Ser amantes? ¿Eso era todo lo 
que le podía inspirar al hombre 
que ama?
En el bello rostro de Babett 
se marca una sonrisa de 
decepción y una lágrima 
resbala por su mejilla...


Se siente lastimada, su rostro 
ha enrojecido por la vergüenza.
Jamás hubiera esperado esa 
propuesta...
Ella pensaba en amar y ser 
amada... Pero no así... 
Jugando a las escondidas y.
Entre las sombras de la noche...
La dignidad se sobrepone a sus 
sentimientos.
Nunca se ostentó con el orgullo  
de su apellido de abolengo, 
prefiriendo la sencillez... 
Pero no iba a permitir ser 
tratada como  una ramera.

Por un momento le vino al 
pensamiento, que quizá ella 
había dado esa impresión 
equívoca con su descaro al 
tratar de conquistarlo, 
la verdad no pensó en que 
fuera malinterpretado su 
coqueteo, lo hizo por amor 
y para conseguir su propósito. 
Pero aún así no tenía derecho 
de humillarla de esa manera.

Se escabulle por debajo de 
sus brazos y retrocede unos 
pasos... 
Los suficientes para no ceder 
esa debilidad a causa del 
amor que siente por él...

Creo que te has equivocado... 
No soy una de esas mujeres 
que estás impuesto a tratar...
Además no me gusta ser plato 
de segunda mesa, y además, 
creo que no sería justo ni para 
Caroline ni para mí.

La verdad... 
Te creí más decente...
Se lo ha dicho arqueando la 
ceja y en una tono por demás 
displicente.

Y mientras ella trata de ser 
decente... Vincent pierde el 
control y le dice  con enojo 
y sarcasmo...
No me vengas con dignidades 
que no te quedan, que bien 
que te me metiste por los ojos 
y has despertado en mí el 
deseo de hacerte mía y lo 
hiciste aún a sabiendas de 
que estaba comprometido.
Con rapidez llega hasta ella 
y la comienza a besar
desesperadamente.

Ella siente que se le doblan 
las piernas, él siente la 
respuesta a  sus besos.


Después del primer beso 
siguieron  muchos más,

Babett siente que está a punto   
de ceder con un gran esfuerzo  
se separa de él.
Vincent le atrae de nuevo hacia 
sus brazos...
Pero ella ha tomado una decisión 
que le duele enormemente...

A pesar  de amarlo tanto aún 
tiene  
el  carácter  suficiente para 
rechazar una oferta que no le  
conviene.
Lo quiere a él todo completo, 
solo para ella y para nadie más... 
Le dice en un tono de mucha 
sinceridad... 
Lo siento Vincent... Pero si yo 
lo doy todo... También  lo 
quiero todo... ¿Comprendes?

Para ella, el obligarlo a tomar 
una decisión; y al negociar su 
futuro, se arriesga a perder al 
amor de su vida... 
Sabe que la desea, pero no está 
segura de que la ame...

Sin embargo cree que si Vincent
la elige.
Ella sabrá como  ganarse su 
amor.
Ahora Babett  le propone... 
Deja a Caroline  quédate 
conmigo.

El tono de su voz suena 
definitivo  
y con firme decisión.

Porque la cosa es que no 
acepto compartirte con 
nadie, quiero que seas  
solamente mío...¿Aceptas?
Sus términos son bastante 
claros.

Vincent parece atormentado... 
No puedo hacerle esto a 
Caroline ni a mi familia...
Es la primera vez que hago 
lo correcto...
Siempre fui un desobligado, 
mujeriego, parrandero.
Y mis padres esperan con 
felicidad mi boda con Caroline... 
Este ha sido el límite a mi 
alocada forma de vivir..
Bajó sus ojos avergonzado...
Perdóname por querer 
arrastrarte conmigo.
No creía justo hacerlo pero...
Sin embargo quise averiguar 
si  tu amor te llevaría a aceptar
lo único que puedo ofrecerte 
le dice... 

Aún eres muy joven... Conocerás 
de nuevo el amor y me olvidarás 
con el tiempo.

Babett parece resignarse por el 
momento...
Bueno...
Yo no soy la que debe decidir...
Se despide rozando sus labios...

Mientras camina hacia la 
puerta 
y la abre, termina diciéndole.

Eres tú el que hará lo que te 
dicte el corazón así que... 
Te sugiero que lo pienses bien...

Con una mirada implícita le 
pide que se retire.
Al día siguiente ya no se 
presenta  a trabajar, le envía 
por correo  su renuncia, pero 
no recibe respuesta.

Dos días después recibe un 
correo  de Vincent...
No acepto tu renuncia... Me 
haces falta... La oficina parece 
vacía sin tu presencia...  Ven 
por favor ¿Sí?

Su voz parece suplicante y su 
atractivo rostro se ve triste...
Esa noche teje con la ilusión 
de sus sueños...

Tiene una oportunidad para 
que el se rinda...
Es su última carta para vencerlo.
Vuelve a la oficina... 
Pasan los días ninguno de los 
habla de su propuesta, cada uno 
de los dos, espera convencer al
otro en  ese juego tan difícil que 
es el amor...

Faltan dos días para la boda...
Babett decide jugarse el todo 
por  el todo.  Respira hondo...

Ya todos han salido Vincent se  
pone de pie para irse. 

Ella lo intercepta.
Ahora es ella la que lo acorrala  
echándole  los brazos  al cuello.

y poseyendo sus labios.

Lo besa con esa desesperación 
propia de saber que dentro de  
unas horas lo perderá  para 
siempre.
Le suplica... 
No te cases con ella... 
Vayámonos a otro lado 
y empecemos juntos nuestra 
propia historia de amor... 
Dijo en voz muy queda...
Él trata de zafarse de sus 
brazos,  pero se siente débil 
con ese hermoso cuerpo tan 
deseado, pegado al suyo;


 y con su boca recorriéndole 
el cuello...

Mordisqueando sus labios...
En un último intento de 
convencerlo de su amor. 


Pero Vincent recupera la
sensatez y con un tono de 
tristeza en su voz  
alejándose un poco de ella 
le recuerda...

Te dije que eso no lo puedo 
hacer...
Se que no puedo tenerlas a 
las dos, ya me he dado cuenta 
de eso,  y si tengo que elegir...   
Ya lo he hecho...

Siente pena por ella, pero la 
decisión ya fue tomada  y no 
dará un paso atrás...

Ella con voz apenas audible 
le dice, mientras retrocede
Lo siento mi amor pero... 
No quiero vivir a oscuras.

Así es como viven los 
amantes...
Yo quiero salir contigo, 
tomados de las manos 
y recorrer las calles, 
sin temor ser encontrados.

Cuando llore, quiero que 
estés a mi lado y me consueles... 
Cuando esté triste quiero 
que me abraces y me beses.

Quiero que esa luz que despiden 
los enamorados, 

que se refleje a nuestro 
derredor, y la puedan ver 
los demás y que sean testigos 
de la forma en que nos 
envuelve.

Sonríe amargamente... 
Como puedes ver soy 
ambiciosa y posesiva... 
Te quiero para mi todo 
por completo.
Sentirte absolutamente 
mío
y con todos los derechos.

Ambos saben que en esa 
negociación no hay un 
punto intermedio.

Babett ha perdido al amor 
de su vida,  pero se resigna 
y con voz queda se despide...

Me retiro de tu vida... 
Trata de ser feliz con ella... 
Y de nuevo esa mueca 
que quiere 
parecer una sonrisa... 

Exclama maldiciendo.
¡Maldita Caroline! 
¡Qué suerte tiene al tenerte!

Toma su bolso le acaricia los 
labios y  le dice...   ¡Ójala! 
Y algún día encuentre a alguien 
que me ame así, como tu la 
amas a ella; tanto que apaciguas 
los latidos de tu corazón y los 
impulsos naturales de tu cuerpo, 
para no hacerle daño a ella.

Vincent asiente y le dice...Si... 
Será mejor que te vayas para 
siempre porque...
No podría vivir teniéndote 
cerca y sin hacerte mía...
Está plenamente consiente que
al elegir a Caroline, ya no hay 
esperanza para ese amor que 
Babett le ofrece.
Por un lado la razón le dice 
Caroline... 

Pero la locura de su cuerpo le 
exige amar  a la bella rubia... 
Pero no debe suplicarle que 
se quede.

Dos días después en la boda 
de Vincent  con Caroline... 
Babett no puede evitar asistir... 
Siente su corazón hecho 
pedazos, pero necesita darle 
el último golpe para que deje 
de sangrar y para borrar todos 
los recuerdos del que fuera su  
primer amor...

Por sus mejillas no han dejado 
de correr las lágrimas 
incontenibles, que brotan como 
si fueran un manantial de 
cristalinas aguas.

Al verlo tomar las manos 
de Caroline decir sus 
votos matrimoniales...
Ahogó en su garganta un 
agudo y agónico grito...  
Ya todo estaba perdido...

Al término de la ceremonia 
se da la vuelta para salir... 
Vincent la ve salir... 
Sus manos sueltan las de 
Caroline... 

Pero piensa que la decisión
ya fue tomada y no es el 
momento para arrepentirse... 
Le vuelve la espalda y 
la deja ir.
Al ver la amplia sonrisa de  
sus padres, y el rostro radiante 
de Caroline... Piensa que... 
Sí... Tomó la mejor decisión.

Babett ha dejado de llorar 
por un momento se siente 
impotente
¿Por qué  el amor no  se puede 
comprar?
Ella es la heredera de un 
millonario.

Y se da cuenta que no todo 
está  a la venta...
Los sentimientos y los valores 
no tienen un precio, 
seguramente, para que los 
ricos no lo puedan comprar, 
se contesta a sí misma y una 
sonrisa sarcástica brota con 
amargura de su boca.

Está a solas en el departamento,
se ve  en el espejo, un punzante 
dolor se refleja en el gesto que 
se asoma en su cara... 
Y la decepción la  envuelve.

La niña rica no pudo conseguir  
lo que quería.

¿Sería porque el amor no 
se puede comprar?    O... 
¿Porque se topó con una 
barrera que no pudo romper?
¡Maldita seas Caroline!

Esta vez la niña voluntariosa  
y rebelde ha perdido por 
primera vez  en la vida y 
empieza a sentir odio 
y siente el despecho de una 
mujer herida 
¡Te odio! ¡Maldita Caroline!

En un arranque de ira quebró 
el  espejo en el que se había 
mirado unos minutos antes.
Los días siguientes se 
desmoronó  por completo.
Envuelta en la sombra del 
desconsuelo.

Empezó a vagar sin 
rumbo 
fijo por las calles,  

Sin saber por los lugares 
en que deambula.

Por las noches se dormía 
en la banca de algún parque... 
O debajo de los  puentes, 
como regularmente se quedan 
los que no tienen un hogar.
Su aspecto era el de una 
vagabunda, 
pero eso no le importaba.
Se hundió en el infortunio 
dejándose deslizar,

hasta tocar el fondo de 
sus angustias.

Cuando regresó a su 
departamento, debía ya varios 
meses de renta y no la dejaron 
entrar, ni pudo sacar sus 
pertenencias que se quedaron 
como prenda por el adeudo  
pendiente.
Siguió vagando por algún 
tiempo, viviendo de la caridad 
de la gente.
Presa de los recuerdos que 
volvían su mente.

La tragedia de sus amigos...
Y el dolor  de no haber 
podido 
retener a su primer amor... 

El recuerdo de sus padres... 
Quizá su padre no la 
perdonaría nunca.
Recordó que cuando estaba 
enojado con ella, no le 
dirigía la palabra; ella se le 
le trepaba a los pies y no lo 
dejaba caminar.

Hasta que la levantaba del 
piso y después de un fuerte 
regaño, la abrazaba muy fuerte.

Ella sonreía feliz... 

Siempre se salía con la suya.

Así creció, siempre 
voluntariosa  y logrando  lo 
que deseaba.

Tiempo después su fuerza de 
voluntad se impuso nuevamente 
al dolor.
Era la hora de volver a empezar...

Después de terminado ese 
tiempo, volvió a ella esa fuerza 
arrolladora, la cual se había 
quebrado por completo al perder 
el amor de Vincent. 

Ha  llegado el momento 
para analizar con frialdad los  
sucesos.
Comprendió que Vincent 
rompió  sólo una parte de ella... 
Era ese ímpetu y fuerza;
que siempre la había llevado 
a vencer los obstáculos.

Se dio cuenta que de haberse 
entregado a él... 
Hubiera tardado más tiempo 
en sanar su corazón y lo más 
probable era que quizá no habría 
podido dejarlo...

Pero la mente, su intelecto, 
se activó para no dejarse 
manipular y entregarse completa...

Lo amaba sí... 
Pero no tanto como para 
vencer sus escrúpulos... 
De ver sido así; si ese amor 
hubiese sido tan fuerte, como 
para embotar   su razón ; 
no se habría negado a ser su 
amante...

El rechazo de Vincent había 
sido doloroso... 
Sus pensamientos analíticos, 
le hacen ver mejor las cosas 
ahora... Esas mismas cosas,
que el ofuscamiento del 
rechazo, a su tiempo no pudo 
ver...
Pero debía reconocer que 
también había sido herido su 
orgullo de niña consentida al 
preferir él,  a Caroline.

También estaba el hecho de 
pelear por ese amor, que ya 
de antemano estaba perdido, 
porque no quiso ver que él 
era  un hombre comprometido.

Tuvo que aceptar el hecho de 
que se despertó en ella la envidia; 
al ver ese amor que había entre 
ellos.

Ella necesitaba un hombre así 
como Vincent... Agradable, 
atractivo, buena persona.

Porque aún arrastraba el 
desequilibrio emocional que 
se provocó en ella al perder 
a sus amigos en esa  tragedia.

Porque ella Hubiera querido 
desquitar su rabia contra 
 "Los Totos" pero Casandra 
la dejó sin esa posibilidad.

La de ejecutar  su propia 
venganza en contra de ellos.
Al menos se hubiera sentido 
satisfecha no cargaría en 
su conciencia el dolor tan 
grande que le causó el no 
haberlos ayudado en su 
momento.

Quizá por eso se aferró a la 
única manera de salvarse 
del mal camino que llevaba.  
Se aferró al amor con esa 
desesperación, del náufrago 
que está perdido en alta mar.

Desgraciadamente el amor le 
hizo más daño que bien...

Porque por ese amor había 
descendido hasta el más 
profundo precipicio de la 
oscuridad, del cual ya nada 
le importó y vagó  por las 
calles, sin saber qué camino 
tomar.

¡Nunca me volveré a enamorar!
Se juró a si misma resueltamente.

Decidió que era el tiempo de 
regresar a su casa... 
A esa casa y a esa riqueza que 
tanto había despreciado desde 
niña.

Pero que hoy la acepa como 
parte de su vida.

Ya no había nada que hacer 
lejos de su familia.
Sus ansias de recorrer el 
mundo, 
por el momento se le habían 
quitado.
La adolescencia ha pasado 
y lleva   en el alma, los daños 
colaterales que le ha causado.


La separación de "La banda 
de los lobos"
La muerte de Joel y Pet.

El fracaso de su primer amor, 
Y la inmundicia  y vagancia 
de estos últimos meses... 
Su descenso de niña rica a 
vagabunda, esto ya fue el límite 
para no caer todavía  más bajo.

Regresaría con sus padres y se 
haría cargo de esos deberes y 
responsabilidades.

En un baño público trató de 
asearse un poco, pero era un 
completo desastre...
Olía tan mal... ¡Giuuu! ¿Cuánto 
hacía que no se bañaba? Se rió 
de buena gana... 
Su madre mandaría a que la 
bañaran y la esterilizaran, para 
que no se llenara la casa de 
gérmenes y bacterias.
Era probable que su padre la 
regañe por meses... 
Pero ahora está  lista para 
enfrentar 
esa charla  pendiente y su enojo.

Y si era necesario se subiría a 
sus pies como cuando era niña, 
hasta que la levantara del suelo 
y la abrazara de nuevo.
Aceptaría sin protesta cualquier
castigo que le impusiera... 

No pudo evitar recordar la  ira 
reflejada en sus ojos...
Se sonrió pensando que su padre 
debería haber nacido de 
ascendencia nazi,  porque era 
especialista en torturas castigos... 
Movió la  cabeza varias  veces 
asintiendo afirmativamente,  
convencida  de ese pensamiento.

Un poco nerviosa tocó el timbre 
del portón...
Un guardia que no conocía le 
preguntó ¿qué desea?

Babett le dice que necesita 
hablar con Ralph Du Ekman 
o con su esposa.

El guardia le notifica que es 
nuevo en el empleo que no 
conoce a las personas que busca.

Le dice además que nadie vive en 
esa casa.
Él y otro guardia son los encargados  
de cuidar.

Babett va a sentarse en un parque 
cercano, está intrigada... 
Se pregunta...¿Dónde están mis 
padres?

Es casi de noche y decide 
pernoctar ahí mismo, 
acomodándose en una banca, 
se queda dormida.

Una patrulla que cumple un 
rondín  de rutina, es avisado 
por los vecinos del sector; 
que un vago anda rondando 
por el vecindario.

Al buscar... 
La encuentran dormida en la 
banca.
Le piden que se retire del sector.

Así; Babett Du Ekman es echada  
de su propio vecindario... 
 ¡No puede creerlo!

Al día siguiente llega al edificio 
administrativo del consorcio, 
pero le es negado el acceso...

Grita desde la calle que necesita 
ver a su  padre, los guardias de
seguridad piden una patrulla de
apoyo;
Al llegar la policía, Babett se 
niega a acompañarlos 
amenaza con demandarlos...

Está furiosa... 
Los policías se la llevan a 
rastras, la encierran en 
una celda...
Así la rica heredera del 
consorcio es echada de su 
propia empresa...
¡Eso tampoco puede creerlo!

Al cumplir el arresto; sale a la 
calle sin saber qué hacer...
Insiste yendo al edificio, donde 
su padre ha trabajado desde 
que ella tiene memoria.
Da vueltas sin acercarse mucho; 
temiendo de que la vean los 
guardias, y que llamen de 
nuevo a una patrulla y la 
vuelvan a encerrar.

Pero no ve salir a su padre...
Ve salir a Luck,  hijo de Gustavo 
Bartenieff , el mejor amigo y socio 
de su padre.
Por fín una cara conocida... 

Hubiera querido saludarlo 
efusivamente, 
pero se contuvo al ver su mirada 
fría, e indiferente.



Él la ve con asombro y le 
 pregunta... ¿Eres tú Babett? 
¿Qué te ha pasado?  
¿ Qué te trae por aquí?

¿Sabes dónde está mi padre?

Necesito verlo...

Luck antes de subir a su 
elegante auto le dice... Hay 
algunas cosas  de las que no 
estás enterada.

Saca unos billetes de su cartera,
y  se los ofrece; hospédate por 
hoy en la noche en  algún hotel; 
comprate algo decente, ven 
mañana  verme, y platicamos; 
se fue en su elegante carro sin 
esperar respuesta.

No era tan tonta para rechazar 
el dinero, era tan obvia su 
precaria situación...
Se lo devolvería lo más pronto
posible.


"LA PRINCESA DE LOS LOBOS"
 CAPÍTULO 6

BABETT ES DESHEREDADA.



La bella niña rica está a punto  
de llevarse una sorpresa, su 
caprichosa forma de ser y toda 
su voluntariosa y fuerte 
personalidad quizá sea derribada.

Al día siguiente llega temprano  
al edificio, entregó en recepción
la tarjeta que le diera Luck 
Bartenieff... 

La pasan a una sala de espera.
Se siente nerviosa, intuye que algo 
no anda bien.
Ya casi a la una de la tarde, Luck 
entra a la sala en donde ella lo 
espera.

 Después de saludarla la invita a 
comer.
Ya sentados a la mesa, mirando 
su reloj dice.
No creo tener el tiempo suficiente 
para una charla larga, y dar muchos 
detalles.
Tu padre me ha cedido todas sus 
acciones,  y el cargo de director 
general en el consorcio.

Babett lo mira con incredulidad...
¿Por qué haría algo así? 
No puedo creerlo.

Luck continúa hablando;
En un principio quiso que mi 
padre se hiciera cargo, como 
ya sabes aparte de socios, han 
sido muy amigos y han fraternizado, 
casi como familia.

Babett recordó  las veces que  
los vio platicar animadamente...
Dijo... Si... Eran buenos amigos...

Luck continúa con su charla y  
ella sigue en sus recuerdos, 
aunque no pierde la atención, a 
sus palabras.

Pero mi padre decidió marcharse 
también, y en este preciso momento,
no tengo la menor idea de en que 
parte del planeta se encuentra...
Inclinó la silla hacia atrás y dice  
al parecer muy conforme con lo 
que está haciendo...
¡Heme aquí trabajando por ellos!

Y también lo recordaba a él...
 Un muchacho muy guapo...

Muy callado y sonreía poco.
En algunas de las reuniones 
sociales, en las que sus padres 
la obligaban a asistir... 
Lo vio escaparse al jardín...
Lo escuchó tocar su guitarra.

Supuso que también era obligado  
a asistir y no le dio importancia.
Siempre solitario... Con la guitarra 
como su  única compañera.


Pero nada de él le parecía 
interesante, y lo único que 
tenían en común era el 
colegio al que ambos asistían.

Con los años se convirtió en
un hombre atractivo, sensual, 
con un porte elegante, 
distinguido;  irradia ahora una 
feroz masculinidad.

La voz de acentuación profunda  
de Luck, la volvió de esos 
lejanos recuerdos.

Babett se encuentra desconcertada...
Sigo sin entender qué ha sucedido...
Su bello rostro se ve preocupado...
El consorcio era lo más importante 
para él...   ¿Por qué iba a dejarlo?

Luck le dice; las cosas no eran así...
Tú eras lo más  importante para él 
Y... ¡Los abandonaste!
No había reproche  en sus palabras,   
su acento es frío, desapasionado...
Continuó.

Estaban  muy  lastimados  por  
tu indiferencia.
Las cosas cambiaron desde que  
te marchaste; ya no quiso trabajar...
Ya no tenía a quien dejar su 
fortuna, y cayó en una depresión 
profunda...
Vivian lo acompañó con un 
terapeuta, 
pero su ánimo seguía igual y 
empeoró cada día más.
Entonces decidió seguir el consejo 
del médico... 
Que se alejara por un tiempo de 
todo y que esperara. 
¿Esperar a que?   Pregunta Babett

A que regresaras a su lado, para 
volver a ser la familia que eran.
Tú sabes lo importante que es 
para Ralph, el núcleo familiar... 
Sin embargo pasaron los días y 
los meses; y no regresaste, ni los 
llamaste  por teléfono, creo que 
una sola vez llamaste a Vivian y 
no quisiste hablar con él.
Después de ese día, con una gran 
tristeza, decidió dejar todo lo que 
estaba haciendo que  era para tí... 
Un futuro  prometedor, un lugar
prominente en la sociedad...



Todo para su bella niña rubia.
Eras el sol que brillaba para 
ellos...
Y no te importó dejarlos.
¡Todo lo despreciaste! 

Finalmente decidieron irse...
Sus planes son de viajar por 
varios países, se embarcaron 
en un crucero.

Se sintió de pronto culpable por 
hacerlos sufrir... 
Necesitaba hablar con ellos; 
pedir perdón por su egoísmo.

Supongo que tienes comunicación 
con ellos... 
¿Me das su número de teléfono?

Esa misma noche se enlazó en una 
video llamada... Vivian fue la que
contestó...

Estaba emocionada... Sin embargo 
no le hizo ningún reproche...
Cuando Ralph habló con ella, su 
mirada era... ¿Indiferente?

Estaba cómodamente sentado 
en un sillón, con el puro y la 
copa de vermut en las manos.

¿Cómo estás Babett?

Ella sintió un nudo en la garganta...
Igual que como cuando era niña y 
la castigaba...

Hubiera querido estar a su lado en 
ese momento, sujetarse de sus pies 
e inmovilizarlo, hasta que su ceño 
fruncido desapareciera y le diera  
el abrazo que tanto necesitaba en  
ese momento.

Padre ¿Qué has hecho? 
Necesitaba una respuesta, lo hizo  
sin reproche alguno, sólo que no 
lograba comprender aún.

Ralph dijo... ¡ Lo mismo que tú!
¡Hago lo que quiero!
¿Algún problema con eso?


Su voz se ha escuchado con 
brusquedad.

Ella le dice con timidez...

Padre no te reprocho lo que has 
hecho...
Es que llegó mi tiempo de regresar 
a casa; estoy aquí para hacerme 
cargo de esos deberes y 
responsabilidades que tu querías 
que hiciera;

Demasiado tarde Babett... 
Ya no hay bienes, que puedas 
administrar...

¿Había un tono de reproche en 
sus palabras?
Babett quiere indagar sobre su 
situación y le pregunta...
¿Me has desheredado querido 
padre?

¡Sí!... ¿Hice mal?  Digo...
Tu desprecio al dinero, siempre 
fue tan evidente y el rechazo por 
pertenecer a esta familia.

Ralph hizo una pausa; porque 
una profunda emoción, tomó 
momentáneamente  el control de  
su garganta; ahogó el sollozo que 
pugnaba por salir, y que reprimía 
con tanta fuerza.

Babett se dio cuenta de lo lastimado 
que estaban sus padres.
Veía a su madre de espaldas de su 
padre y llorando silenciosamente...
Sin perder la compostura, siempre 
bella y elegante.

¿Era tarde para decir lo mucho 
que los quería?
Estaba ahí porque era el tiempo 
de tomar el cargo, que le 
correspondía en la familia, como 
la única hija de Ralph Du Ekman. 

¿Qué hago papá? Vine  porque ya 
estaba lista y me  encuentro con 
esta sorpresa.

Él habló, tratando de controlar el 
cúmulo de sus emociones y le dijo...

¿Lista para que Babett?

La aspereza y a su vez  el tono 
altanero de su padre;  le hizo 
sentir un nudo en la garganta 
y no pudo evitar que las lágrimas 
brotaran de sus ojos.

Con voz baja reconoció sus 
errores...
Padre me he dado cuenta que 
me equivoqué.
¿No puedes perdonarme?
Soy joven tengo el derecho a 
equivocarme...

¡Claro que sí! Le dice su padre, 
pero...
Sólo espero que no olvides, que 
cada error que se comete,  tiene 
sus consecuencias.

Luego añadió; 
lo único que puedo decirte es 
que de ahí en adelante, tendrás 
que ganar el dinero con tu trabajo... 
Así aprenderás a apreciarlo.

He dejado todo en manos de 
Luck Bartenieff, hijo de mi 
mejor amigo  y socio.
Pero supongo que ya hablaste 
con él...
Todo ha sido hecho ante notario, 
con testigos y en medio de toda 
la transparencia posible.
Lo digo para que no trates de 
revocar mis decisiones al pensar 
que tienes algún derecho...

Aunque hay algunas cláusulas 
en ese contrato que quizá te 
convenga saber...

Se veía en sus ojos una profunda 
tristeza... Vivian continúa llorando, 
pero aceptando la voluntad de su 
esposo.

¿Puedo al menos quedarme por 
un tiempo en nuestra casa? 
¿O también se la diste a Luck 
Bartenieff?

¿Había reproche en la voz de 
Babett?

Ralph contesta...
La casa sigue siendo mía y de tu 
madre y no... No puedes quedarte.
Pide las llaves a Luck, ve y saca 
todas tus pertenencias.

Ahí está todo tal y como lo dejaste...

Ella ya no pudo evitar un gemido 
desgarrador...

¡Has sido demasiado duro conmigo 
padre!
Y sabes bien que no lo digo por  
el hecho de desheredarme, nunca 
me importó el dinero...
Al menos... ¿Podré verlos algún día?

Ni siquiera sus lágrimas vencieron 
el orgullo de su padre.
Él le contestó con la misma indiferencia...
No tenemos planes para volver pronto.

SIGUIENTE CAPITULO:
"LA PRINCESA DE LOS LOBOS".
CAPÍTULO: 7
BABETT QUIERE RECUPERAR A SUS
PADRES Y LO QUE LE PERTENECE.

Copyright.
Derechos reservados.
Con la tecnología de blogger.
Imágenes encontradas en la web. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



 "LA PRINCESA DE LOS LOBOS"
CAP 7
Babett quiere recuperar a 
sus padres y lo que les
 pertenece.

Esa tarde le pareció 
demasiado larga, por la noche 
tenía una cita con Luck 
Bartenieff.
Ya más noche, llegando a la 
elegante casa de él;
Paseó su mirada admirando
el lujo y el excelente gusto en
la decoración


Cuando ella llegó, él la esperaba 
sentado.


Revisaba su celular, se puso 
de pié y la saludó con cortesía, 
de inmediato pasaron al comedor.

El servicio de banquete los atendió 
espléndidamente.
Sirvieron viandas deliciosas.

Babett recordó cuando sus padres 
tenían invitados;
 todo era regiamente 
servido; con la misma elegancia  
y exquisitez.

Después de la cena pasaron a 
una sala, se sentaron en unos 
sillones, casi enfrente de ellos, 
en una mesa había distintos 
postres  que se antojaban, jugos... 
Copas de cristal, una botella 
enfriándose en cubitos de hielo, 
un aroma delicioso a café se 
esparcía, inundando el salón.

El mayordomo listo para servir.
Pero ella considerando el motivo 
que la lleva  esa noche, 
da las gracias con cortesía  y va 
directo al punto que le interesa.

Gracias  por la  invitación a 
cenar, todo estuvo exquisito y 
delicioso, le das mis felicitaciones 
al chef por su estupenda cena, 
gracias  a ti,  por darme esta 
oportunidad de hablar contigo 
para que me aclares todo lo 
relacionado con ese contrato 
y las cláusulas; que mi padre 
me dijo, que me conviene saber.

Luck comienza diciendo.
Bueno, lo del contrato es obvio  
que no  fue idea mía, sólo sé 
que debes de respetar la decisión 
de tu padre.

Y en cuanto a las cláusulas, 
dudo 
mucho que quieras aceptarlas.

Babett pregunta.
¿Puedo hacer algo por recuperar  
la fortuna de mis padres?

Luck mueve la cabeza en forma
negativa y le contesta.
¡Nada! Su decisión es irrevocable...

¿Cuáles son esas cláusulas?

Bueno; la primera es que tienes 
trabajo en esta empresa y que 
recibirás un salario conforme 
tus capacidades y con todas las  
prestaciones que tienen los demás 
empleados.

Ella sonríe burlona... 
¡No me digas! 
¿Eso  en qué me beneficia?

Cuando hayas demostrado tu 
responsabilidad y fidelidad 
absoluta; en el trabajo; viene la 
segunda cláusula del contrato.

¿Cuál es? 
Sintió curiosidad por saber que 
otro castigo le impuso Ralph Du 
Ekman.

Luck sonrió divertido... 
Después de ese tiempo; tendrás 
que convencerme de casarme 
contigo....

Babett se puso de pié... 
¡Eso no es  divertido! 
¿Por qué tendría yo que casarme 
contigo?   ¿Y para qué?

Bueno, tu padre y el mío vieron 
la conveniencia, de que al casarnos; 
yo hago la parte empresarial como 
sucesor de  tu padre... 
Y tú la parte social, que siempre 
estuvo a cargo de Vivian tu madre.

Babett levanta la vista hacia arriba,
y exclama con incredulidad...
¡Matrimonio por conveniencia!
Cómo es que aún en este tiempo,
existan esas cosas y ¿ Cómo es
que aceptas algo tan anticuado? 

Luck le contesta... 
Pues como ya sabes, en nuestro 
medio social, se ha llevado a cabo 
por mucho tiempo y con muy 
buenos resultados...
Porque esos matrimonios duran 
más tiempo que los que 
conllevan sentimientos.
Y si bien yo he aceptado esto, 
que a ti te parece anticuado, 
es porque, es más cómodo para 
mí, ya no tengo que buscar a la 
persona ideal...
Por una sencilla razón... 
Que no es otra más, 
que lo mismo que, los dos ya 
sabemos, y qué es, lo que más 
nos conviene; y en este caso, 
el punto principal es
incrementar el potencial del
consorcio, que es la herencia
de nuestros padres...
Entonces yo creo que, ellos 
están en su derecho de pensar,
en el matrimonio de los hijos.
Ahora hace un gesto de duda.

El problema para ti, es que 
va ser difícil de convencerme 
de casarme contigo por varias 
razones.

Ella se burló de sus pretensiones 
absurdas.
¿Cuáles son esas razones?

Número uno... 
¡Tienes fama de incorregible!
Y no quiero batallar con tu 
inestabilidad emocional; 
serían muchos años para lograr  
un matrimonio bien avenido.
La otra razón es que ya tengo un 
compromiso, Rosangel... 
Así se llama mi novia, ella yo 
nos llevamos bien y me siento a 
gusto con esa  relación, y tenemos 
un acuerdo muy especial... 
Que no nos importa si termina 
en matrimonio simplemente 
en determinado momento; 
cada cual se va por su lado.

Babett exclama burlona... ¡Oh!
 ¡Qué modernos sofisticados!   
Pero me pregunto...
Si te sientes tan a gusto con ella, 
¿Por qué no formalizar esa relación?  
Digo...
¡Serían el matrimonio perfecto!

La razón principal es... 
Continúa Luck... 
Ella conoce la cláusula 
del contrato y sabe 
que mi primera opción  eres tú.

Babett abre exageradamente la 
boca dice, sin quitar el tono de 
burla... Y...  ¿No le importa que  
te cases conmigo?

Luck contesta. ¡No! ¡Para nada! 
Ella es muy liberal.
Además, nuestra relación seguiría 
igual.
Ambos nos aceptamos tal y como 
somos, porque no creemos en esa 
absurda farsa del amor, que lleva 
a un  matrimonio al fracaso, por 
aburrido y rutinario.

Después de escuchar lo que le 
parece una sarta de estupideces, 
de un idiota que quizá nunca en 
su vida se ha enamorado.
Aparece de nuevo esa  sonrisa 
sarcástica  en los labios de Babett, 
arquea la ceja y le dice.

Y... Si no quiero convencerte de 
cometer  "Ese suicidio" de casarte 
con una chica tan
 "Inestable como yo"    ¿Qué?

¡Esa es la mejor parte!
Se ha puesto de pié y responde 
eufórico...
¡Quedaría  libre de  la cláusula  
y si así  lo decido, podré tener 
la libertad de la soltería o de 
casarme con quien yo quiera!

Babett frunce el ceño, no le 
cabe la menor duda...
¡Es un verdadero idiota! 

Le pregunta ahora... 
¿Qué pasó con ese punto de 
que, "Mi papi" sabe quién es 
la pareja que me conviene?
"Tiene derecho a sugerir"
Y esa sarta de idioteces que 
acabas de decir?

Luck suspira, y hace un 
ademán exagerado de 
resignación... Bueno... 
Espero entonces a que me 
convenzas... 
¡De casarme contigo!

Babett le hace otra pregunta.
¿Tu novia acepta  todo  eso?

Él responde con seguridad.
Si... 
No hay secretos entre ella y 
yo.

Babett exclama... ¡Pues es 
una tonta! ¿Qué pasaría  si yo  
decido casarme contigo?
No aceptaría  que  la siguieras 
viendo.
¡Ni  siquiera a escondidas... 
¡Soy demasiado posesiva y 
celosa!
En  su  cara  aparece  un rictus  
desafiante.

Luck mirándola en forma burlona 
le dice.
Gracias por tu sinceridad, esos 
son dos puntos menos a tu favor; 
en la decisión de  
"dejarme convencer" de casarme 
contigo. 
Yo creo que tu padre y el mío 
lo sabrán comprender.

Babett se pone de pié y se le 
acerca tratando de provocarlo...
¡No me importa en lo más 
mínimo! Es más... 
No te aconsejaría enamorarte 
de mí...

Luck la evalúa y piensa en lo 
difícil 
que sería tenerla como esposa...
Claro  que  no  podría  amar  a 
esa chiquilla odiosa e inestable... 

Era realmente muy hermosa... 
Hizo un gesto sopesando la 
posibilidad si es que se casaban.
Quizá sexo...  ¿Pero amor?  
Se burló interiormente ¡Ja!

¡Imposible! Viéndola fijamente.
Carraspeó burlón...  Ts ts ts... 
¿Enamorarme de tí?   
¡Ni lo pienses!
No creo en el "amor" Repito... 
¡No creo  en el amor!  
Tú sí por lo que veo ¿Eh?  
¿Alguna decepción?

Ahora la provocación viene 
de parte  de él, quien sin saber 
tocado una herida aún 
reciente en el corazón  de 
Babett, ella se vuelve de 
espaldas, pero  Luck alcanza 
a ver el dolor reflejado en su  
bello rostro...
Ella toma su bolso y hace 
ademán de retirarse.

Gracias de nuevo por tu invitación  
a cenar... 
¿Te veo mañana en la oficina?
Me interesa ese trabajo en la 
empresa que fuera de mi  padre y  
en dónde yo debería  ser la dueña...

Después de esas palabras le dirige 
una sonrisa y concluye...
¡La vida es así... A veces arriba...
 A veces  abajo!

Después de que ella se va; Luck  
ya en su cuarto, mientras se desviste 
para acostarse...

Le viene al pensamiento el dolor  
que se reflejó en el rostro de 
Babett...


Sinceramente debió ser muy 
fuerte  el fracaso, para lograr 
quebrar una voluntad de roca 
como la de ella.

¿Quién  pudo  haber  lastimado  
a Babett Du Eckman?



Lo más lógico era que se 
aprovecharon  
de su juventud e inexperiencia...


El puesto que se le ofreció fue
el de ser el asistente personal 
de Luck.

Babett se resigna.
¡Qué caray!       
¿Así  sería toda su vida?
¿Ser  asistente  de hombres  
guapos y comprometidos?
¿Con una pareja como asignada 
por el mismo destino?

Estaba perpleja, esa misma 
posición con dos hombres 
totalmente distintos.
Vincent era delicado, tierno, 
sensible, buen conversador... 
Recordó sus besos  suaves, y 
su cuerpo tibio pegado al suyo.

Se enamoró locamente de él y 
quiso apartarlo de Caroline... 
El resultado  fue devastador

Luck es hosco, nada tierno y 
habla poco.
Ha hecho una evaluación del 
hombre con el que tendrá que 
convivir por tres largos años, 
como jefe y empleada, casi el 
mismo tiempo que estuvo al 
lado de Vincent.
Luck emana un indiscutible 
aire de poder autoridad, se ve 
en él esa actitud de no aceptar 
detenerse ante nada ni nadie.

Su mirada es penetrante e 
indescifrable.
Sus gestos de una frialdad 
absoluta...
La rigidez de sus mandíbulas 
y su cuerpo tenso le hacen pensar  
que él es inmisericorde y fiero.

Hay una barrera en esa feroz 
masculinidad, para sentir  la 
ternura o el amor.
Babett los ve totalmente 
distintos  y si Vincent le causó 
tanto dolor,  npuede imaginar 
el daño que  le haría un hombre 
como Luck Bartenieff.
Un escalofrío le recorrió la 
espalda.

Babett empezó a calcular la 
probabilidad de tomar el castigo 
impuesto por Ralph... 
Si decidía casarse con Luck, 
pondría una barrera entre los 
dos... Jamás lo amaría...  
Hummm... ¿Sexo?  ¡Quizá! 
Luck parecía ser un hombre 
apasionado,  sensual, no le 
sería nada difícil  esa parte del 
matrimonio;
le daría un  nieto a su padre y 
eso quizá lo  haría regresar a 
casa...

¿Pero volverse a enamorar? 
¡ Jamás! ¡Nunca de los nuncas! 
No quería  ser lastimada de nuevo.
¡Olvídate de un nieto Ralph Du 
Ekman!

Un  profundo dolor la hizo recordar 
como Vincent  prefirió el amor de 
Caroline... 
Y la sensatez la hace retroceder y 
decide  que no tratará de rivalizar 
con la novia de  Luck...
No  quiere  sentir de  nuevo esa  
sensación de rechazo, por parte de 
un hombre que está comprometido  
y además convencido que ella es 
la mujer que le  conviene.

Dejando a un lado esa posibilidad 
del matrimonio por conveniencia; 
será impersonal en su trato con él,
sólo cuestiones de trabajo.

El antagonismo y lucha entre los 
dos es evidente, esto quita 
cualquier posibilidad de que pueda  
haber algo entre ellos.
Luck es bastante rudo, no solo en 
el trato, con ella;
es además demasiado exigente en  
el trabajo.

Le fue difícil emparejarse con 
el ritmo acelerado, que llevaba 
en citas, juntas,  y cenas de 
negocios...
Llegaba a su departamento tan 
cansada que se quedaba dormida 
casi de inmediato.
Al día siguiente estaba ahí, 
dispuesta  a seguir  luchando;
mientras  encontraba la forma 
de recuperar lo que era  de su 
familia.

Ese día por la tarde, Luck le 
decía sus planes para esa noche, 
con los socios e inversionistas, 
era un evento social en un lugar 
elegante y la regla era de ir 
vestidos de rigurosa etiqueta.

Babett se siente cansada, ha 
trabajado muy duramente en 
esos días y no estaba dispuesta 
seguir así.
Poniéndose de pié; 
malhumorada, avienta la tablet  
sobre el escritorio y protesta 
enérgicamente.
¡Ya basta! 
¡Estás abusando de mí!
¡Eres un explotador!

Él se acerca peligrosamente a 
ella y también levanta la voz.
¿Ah sí? Y puedes decirme en que 
lo estoy haciendo?


En  que yo no tengo por qué 
acompañarte a esas reuniones 
con los socios.
En todo caso si ellos  llevan a sus 
esposas, la que debe acompañarte 
es Rosangel.

¡Qué cómodo para ella! ¿No?
Si quiere ser tu...
Hace una implicación pausada...
Lo que tú quieras que sea ella... 
¡No me importa!

¡Estoy trabajando a un ritmo 
muy acelerado  y no  pienso 
seguir así!

Luck apretó los puños y en su 
rostro se veía la contrariedad 
que le causa ese estallido de
rebeldía de Babett.
Y aún sabiendo que estaba 
probando de más la resistencia 
de ella... 
Continuó.

Sonriendo malévolo se acerca 
a ella...
¿Así que estoy siendo un explotador?
 ¿Eh?

Está parado enfrente de ella, 
tratando de imponerse, Babett 
conoce de antemano esa postura 
por demás prepotente y no 
retrocede, sino que lo enfrenta 
desafiante.

Sus ojos azules centellearon...
Reflejando la furia que siente.

Luck se acerca aún más, casi 
pegados su cara cuerpo, a unos 
centímetros de ella...
Ella sigue sin retroceder, con 
la misma mirada belicosa 
en actitud desafiante.

Hay una lucha entre ambos 
ninguno de los dos retrocederá...

La ira se refleja en los ojos de 
él.
Hay un velado reto en sus palabras.
¿Por qué estás aún aquí Babett?  
Le dice Luck, 
¿Por qué no te vas? 
¡Y asunto arreglado! 
¡Tan simple como eso! 
Si no puedes con el puesto... 
En muy poco tiempo encontraré 
un reemplazo.

Babett no se rendirá tan fácilmente  
y resistiendo su mirada lo reta 
desafiante...
"Querido Jefe" ¡Sabes bien que no 
me iré!
Tampoco me puedes correr... 
¿Oh, sí?
Hay una cláusula que firmaste 
acerca  de esto ¡Como verás he 
tenido tiempo para leer el contrato 
y consultar con mi abogado!

Luck  respira  profundamente, 
tratando de tener un poco de 
paciencia...
En ese momento entra Rosangel 
la  novia  de Luck, se ríe divertida... 

¿Están peleando?  ¡Vaya! ¡Los ricos 
también se pelean! ¡Quién lo dijera!

Luck se aleja de Babett y le dice a 
Rosangel;
apuntando con el dedo a Babett... 

¡Ella ya no es rica!
Babett va tras él y se para enfrente 
suyo...  ¡Efectivamente!
¡Ya no soy rica porque tú tienes 
todo lo que es mío!
Y si estoy aquí soportando tu 
odiosa presencia, es porque quiero 
recuperar al menos algo de lo que 
me pertenece...
Ahora se voltea y dirige su furia a 
la prometida de Luck...    
Su tono es belicoso y buscando 
pelear...

Además Rosangel querida... 
"El señor" Aquí presente y que 
tiene su "Prometida" O...  
¡Sease tú! 
Tú eres la que tiene la obligación  
de acompañarlo citas, cenas de 
negocios y etc.  
¿Tú eres... Algo así, como "Su
señora"  ¡Yo  no tengo porqué  
hacer lo que a ti te corresponde!

Y  estoy aquí  tratando de  
convencer  a tu "novio" de que 
deje de abusar de su poder, 
basado en un  contrato por demás 
absurdo que firmó mi padre en 
un momento de crisis emocional.

Rosangel hábilmente se deslinda 
de cualquier responsabilidad... 
Bueno  "Querida"  Mi relación 
con Luck es algo  privado  y sin 
compromiso alguno por parte de 
los dos  ¿Entiendes? 
Así que eso me  excluye de 
cualquier  compromiso social 
de "Novia o esposa"
Además ese es tu "Trabajo" 
¡Eres su asistente! ¡Recuérdalo!

Se voltea de frente a Luck y 
mientras le da un beso en la 
frente, le dice melosamente... 
¿Nos vamos mi amor? 



¿O piensas  seguir discutiendo 
con tu "Empleada"
Mientras se abrocha el saco, 
Luck le dice a  Babett...

Paso por tí a las diez de la noche... 
Después seguimos con esta 
conversación.
Era una orden que no admitía 
protesta, babett deja escapar un 
alarido de enojo  e impotencia...
Luck sonríe al ver el enojo de la 
bella rubia...

Reconoce su belleza, aún con 
ese deseo de matarlo que se 
refleja en sus ojos.
Rosangel y Luck salen de la 
oficina y Babett, hace una rabieta, 
patea el piso furiosa, y sintiendo 
unas profundas ganas de patear...

El trasero de ambos, y disfruta 
imaginandolo..

No tenía problemas con la ropa 
elegante, gracias a que su padre  
le permitió sacar sus  pertenencias.
Se llevó todo, sus joyas, su ropa 
carísima, sus zapatos, su elegante 
auto y hasta los muebles de su 
cuarto.
Su departamento lucía cómodo, 
lujoso y elegante.
Mientras se maquilla está pensativa...

Era el tiempo de verse aceptable 
para esa gente snob, que antes 
rechazó; prefiriendo a la gente 
sencilla que trabajaba al servicio 
de sus padres.

Luck la miró con aprobación.
Esa  noche lucía esplendorosa,  
hermosa, y  elegante.
Se sintió  halagado de ver la 
envidia en los ojos de muchos 
de los caballeros en la fiesta.
La mayor parte de ellos ya la 
conocían y la recibieron 
afectuosamente.
Hacían preguntas sobre su largo 
viaje en el extranjero, al parecer 
Vivian esparció el rumor de que 
ella estaba haciendo su postgrado 
en  Alemania.
Y expresaban también con 
nostalgia, de que sus padres, 
ahora estuvieran en ese viaje tan
largo.
Ella sonreía amablemente y no 
podía evitar recibir tantos halagos  
a causa  de su glamour y belleza.
En un momento en que estuvieron 
a solas...
Luck le dice sarcásticamente... 
¡Vaya, vaya!
Eres  la  sensación  de la fiesta... 
Con  un poco de suerte y conoces 
a un novio rico.

¡Ni lo pienses! No pienso dejarte 
todo lo que era de mi padre... 
Fue la respuesta tajante.

Él continúa provocando a Babett...
¡Ah! ¿Entonces piensas casarte 
conmigo?

Ella haciendo un gesto despectivo 
le contesta.
¡Ja! ¡Qué absurdo!
Ya encontraré la forma de quitarte 
lo que me pertenece, sin necesidad 
de llegar a suicidarme, casandome 
con un "Macho" abusivo como tú.

Luck se finge ofendido...
Ahora hasta soy "Macho" ¿En qué 
concepto me  tienes?

De buena gana le quitaría la sonrisa 
burlona, asestando un puñetazo en  
la boca, pero se contuvo.
Le sonrió con fingida dulzura y lo 
llevó hasta la pista de baile...
Mientras llegan, él arquea la ceja 
con fingida incredulidad... 
¡No lo puedo creer!
Regularmente yo soy el que invito 
a bailar una mujer...

Ella le dice, forzando una sonrisita...
Ya me cansé de andar de brazos en 
brazos con los socios e invitados y tú... 
Descansando...
Así que me dije... ¡Uff! ¡Ni modo!..
Si me trajiste a la fiesta casi obligada... 
Así que ¡Te aguantas!..
aquí estamos en medio de la pista 
bailando...   ¿Cómo ves?

La verdad se arrepintió de sus 
palabras retóricas, cuando Luck  
la apretó contra su cuerpo.

Aunque al principio sintió agradable  
su contacto, reaccionó, y varias veces 
trató de separarse un poco.
Pero él seguía apretando y apretando 
fuerte.
Hubiera querido lanzarlo por el aire... 
Pero no quería hacer una escena tan 
grotesca, delante de toda esa gente, 
que la mayor parte eran amigos 
socios  de su padre.
Pensó que quizá él lo hacía con el
propósito, de  hacerla exhibir ese 
carácter belicoso y rudo, que se 
agita dentro de ella.
Desde ese momento, la trajo casi 
pegada a su cuerpo, en forma posesiva.
Babett le pidió salir un momento a la 
terraza para descansar un poco...

Ya estando ahí lo golpea en el pecho 
y trata de abofetear su cara... 
Pero Luck le sujeta el puño,

y la inmoviliza, haciéndola girar 
para que viera, que había otras 
personas dispersas en la terraza.
Necesitas calmarte le dice al oído.
No querrás arruinar tu actuación 
de esta noche, ¿Verdad?
Mira a tu derredor, hay otras 
personas aquí  afuera, que creen 
que eres una dulce princesita... 
Se burla...  ¡Ja! Si supieran... 

Ella sonríe fingiendo que está 
feliz y se gira muy lentamente 
hasta quedar frente a él...
Acercando los labios a su boca, 

pareciendo que tiene la intención de
besarlo y así lo hace...

El contacto suave de su boca,  
lo toma desprevenido.
Pero ella enseguida muerde 
sus labios con fuerza...

Luck ahogó una exclamación de 
dolor,  pero no la suelta.
Viéndola fijamente a los ojos,
 amenaza... 
"Esto" te  lo devolveré después... 
En sus ojos se ve un reflejo 
vengativo

Cuando llegan al departamento
de ella, él la acompaña hasta la 
puerta, le quita suavemente las  
llaves de su mano abre la puerta, 
sorpresivamente la empuja hacia 
adentro, entrando cierra la puerta 
trás de él.
Babett  intenta correr,  pero Luck  
la sujeta con fuerza...
Busca su boca y le da un mordisco  
en los labios.

Ella exclama una imprecación y se 
lleva la mano la boca y se limpia  
un hilillo de sangre que se le escurre 
hasta la barbilla...

Todavía Luck, se burla y sarcástico  
le pregunta...
¿Dónde aprendiste ese vocabulario 
tan soez?

Babett se lanza en contra suya y 
logra derribarlo, pero él se pesca 
de ella y la arrastra en su caída. 
Ella cae encima suyo.

Él la hace rodar, quedando  
encima de ella e inmovilizando 
su cuerpo...
Espera a que se calme... 
Cuando ve que ella deja de 
forcejear, la suelta y ambos se 
ponen de pié.  
Babett se frota los labios y lo  
insulta.
¡Eres un bruto! ¡Un animal!
Y un...

No termina la frase porque él la 
interrumpe furioso... 
¡Tú me mordiste primero!

Ella le reclama también...
¡Te estuviste aprovechando de
 mí! 

¡Maldito desgraciado!
¡Me abrazaste y me apretaste 
contra tu cuerpo, todo el tiempo 
que bailamos!

¿Quién te entiende? Dijiste que 
ya estabas cansada de bailar con 
los invitados...
Va hacia la puerta y la abre... 
Dice quedamente. 
¡Sólo te estaba ayudando!...

Ella dice con sarcasmo y enojo...
¡Ah!  ¡Pero qué generoso! ... 
¡Gracias, gracias!

Cierra de un portazo cuando él 
sale... 
Todavía lo alcanza a oír que 
vocifera...
¡Qué temperamento tan irritable!

Al día siguiente los dos traen los 
labios inflamados, y las miradas  
de furia son recíprocas.

Días después... Babett insiste...
Qué vas a hacer al respecto de 
mi decisión de que, ya no voy 
a ir, a los eventos sociales, que 
son en la noche; sólo iré a las 
citas y juntas en las cuáles me 
sea
imprescindible  acompañarte.

La contestación de Luck fue
bastante brusca.
Tú sigues yendo a dónde yo 
vaya, mientras sean asuntos 
de trabajo, y eso incluye citas,  
juntas, y fiestas con los socios.
¡Eres mi asistente personal!   Y 
¡Fin de la discusión!

Si no estás de acuerdo con las 
responsabilidades de tu trabajo...
Deja tu renuncia en mi escritorio... 
De antemano ya sabes que está 
aceptada.

Babett hace una rabieta, Luck 
la mira divertido... 
Aún enojada se ve hermosa...

Ella hubiera querido jalarlo de  
los cabellos,  y dar puñetazos
en su cara... 
Definitivamente... 
Algún día lo asesinaría a 
puñetazos... 
¡Ah! ¡Cómo lo disfrutaría!

Se imaginaba dándole  de 
golpes una y otra vez...
Mientras ella pensaba en 
matarlo; en la cabeza de Luck, 
venía insistente el recuerdo de 
sus labios.
Y el contacto tibio de su cuerpo, 
el olor que aspiró de su cabello 
al apretarla entre sus brazos...

Al principio ella se dejó llevar y 
deslizó sus manos en su espalda 
y cuello, su rostro rozaba la piel 
de su cara... Una sensación de 
placer lo invadió... 
Para Luck había sido un momento
muy agradable.
¡Claro! 
Después, todo lo arruinó cuando se
prendió de su boca  con los dientes... 
Arruinó el mágico momento.
¡Pequeña salvaje! 
Vociferó mientras se tocaba los 
labios.

Después de varios días...
Babett aprovecha un puente 
vacacional, renta una casa en la 
playa, que está como tres horas 
de la ciudad yendo por carretera.
 

No le avisó a Luck, no quería ser 
molestada.
Necesita un descanso  de por lo 
menos esos cuatro días.
Había sido caro rentar esa casa 
con playa privada, pero estaba 
valiendo la pena...

Sentir la brisa del mar tocando 
su
cuerpo, le da una sensación de
placer.



Al caminar por la playa...



 Y al deslizar sus pies en la 
suavidad 
de la arena,le da una sensación...

Que la llena de un delicioso 
bienestar...
Ahí puede correr libre... 

Sin pensar en la decisión de su 
padre... Ni en su odiado jefe Luck.

En la vida extenuante de trabajo 
que está llevando obligada por las 
circunstancias...
La  tranquilidad  es absoluta, y se  
siente relajada.
Pero el placer y la tranquilidad no 
le duraron mucho...
El timbre del teléfono de la casa 
empezó a sonar insistente.
lo ignoró por un buen rato, pero el
frenético sonido la empezaba a
molestar y finalmente contestó.



De inmediato el reclamo de Luck,  
que sonaba bastante molesto.
¿Dónde te has metido babett?
Todo el día de he tratado de 
hablar contigo... 
¿Por qué no contestas el celular?

Babett le contesta de muy mal 
humor
¡Porque no se me dió la gana 
contestar! 
Son mis días de descanso...

Una mueca de desagrado se dibujó 
en su cara.
¿Cómo conseguiría ese número 
privado? 
Por eso precisamente tenía apagado 
su celular, y no pensaba encenderlo 
hasta su regreso...

Levanta los ojos hacia arriba  en
señal  de fastidio, cuando lo escucha 
hablar de nuevo...

Sabías bien que hoy tenemos,  la  visita  
de  personas  muy importantes...
Es  un  compromiso  social, 
¡Ineludible!
Necesito que estés aquí para las nueve 
de la noche... Recalcó diciéndole...
¡Es una orden Babett!

¡No, no, y no! fue la tajante respuesta  
de ella.  
Son mis días de descanso y eso hago...
 "Descansar"
Además estoy a más de tres horas de 
camino, no alcanzaré  a llegar; ya son 
casi las siete de la noche... Sonrió... 
Tenía  la excusa perfecta.

La respuesta de Luck no admite  
contradicciones.

¡Te vienes en avión! Y te 
recuerdo  que es una orden...

Babett ahora suspira con visible 
exasperación... 
 ¡No iré!
Pero  luego baja  un poco la voz  
trata de sonar persuasiva, convincente... 
Yo creo que ya es hora de  que 
presentes a tu prometida en sociedad... 
Esta es una  buena oportunidad... 
¡Aprovechala!

Rosangel no es el tipo de mujer 
que yo llevaría un evento tan 
importante.

La contestación de Luck la hizo 
pensar que debajo de esa careta  
de refinamiento y caballerosidad; 
que le demuestra a Rosangel, 
existe un hombre despiadado 
cruel.

Él bajando un poco la voz dice
pareciendo querer justificarse... 
Porque estoy seguro de que no la
la aceptarán en el grupo social al 
cual pertenecemos...

Babett  tuerce la boca hacia un
lado, no creyendo lo que el le 
está diciendo, cree que es 
desconsiderado con la mujer que 
dice estar "Muy"  
y complacido con  la relación que 
lleva con ella.
Queriendo defenderla tan solo por 
el hecho de ser mujer también;
le dice  ¿Ah, no?  
¿Cual es el problema? 

Entonces Luck termina la 
discusión tratando de hacer parecer 
que es por la propia protección de ella.

¡No la voy a exponer al rechazo de 
nadie! 

Termina con la discusión al decirle.
Te voy a enviar el avión del consorcio, 
te recojo en el aeropuerto, te llevo a 
tu casa para que te pongas muy linda... 
Yo ya iré vestido de etiqueta.

Babett dijo una imprecación 
en voz baja y ahora trata de negociar 
su regreso a la casa de la playa, para 
continuar con su descanso.

Está bien, iré, pero me regresas aquí 
en el mismo avión... 
Y  me  devuelves  el día pero completo, 
así que yo regresaría a la oficina hasta  
el martes...

Luck protesta molesto. ¡Ah, no! 
te doy medio día de compensación y
ni una hora más...

Babett lo acorrala...
¡Pues lo tomas o lo dejas!  
Y decide rápido porque, ya me voy 
a acostar a dormir, y te voy a colgar 
en. Uno... Dos...
Antes de contar tres... Escuchó...

¡Está bien! ¡Acepto!
En seguida se escucha una 
imprecación...

¡Wow! ¿De quién aprendiste
 ese vocabulario tan soez?
Pregunta Babett sin poder evitar 
una sonrisa sarcástica.

Luck está malhumorado, y no 
quiere discutir ; pero en voz muy 
baja dice...  ¡Pequeña bruja!   
De "Quién" ¿Habré aprendido?

Ella alcanza a escuchar lo que 
dijo entre dientes suelta una 
fuerte carcajada y  le pregunta 
burlona
Perdón... ¿Me llamaste bruja a mí? 
O...   ¿Te refieres a otra bruja?

Luck apaga su teléfono 
visiblemente molesto.

Han pasado ya varios meses, 
después de ese incidente.
Entre discusiones y actitudes 
desafiantes  por parte de Babett, 
e imposiciones  y rudezas de 
parte de Luck.
Rosangel ha recibido una oferta  
de trabajo en una nueva sucursal 
en el país  de Dinamarca y decide 
aceptar.


Luck la deja ir... No quiere impedir 
sus sueños.


Se pregunta si esa relación 
soportará esa separación... 
Trató un poco de disuadir,  
pero fue inútil... 
Rosangel había esperado una 
oportunidad así no quiso 
negarse a esa ilusión de conocer
un nuevo país, relacionarse 
con otras personas, y conocer 
otras costumbres.

Hablan por teléfono, al principio 
casi a diario, poco a poco las
llamadas se fueron distanciando.
Esa tarde... 
Luck hizo todo lo posible  por 
estar desocupado desde temprano, 
y hablar con ella, sin interrupciones.

Necesitan ambos ver los motivos 
de esos  continuos  silencios y 
tratar de resolver, esos espacios 
largos entre ellos.

Desea hacer todo lo que esté 
de su parte para continuar esa 
relación.

Pero Luck enmudece por la 
sorpresa, cuando ella le dice 
en emotivas palabras...
¡Luck he conocido un hombre 
maravilloso! ¡Estoy enamorada!
 y ¡Soy muy feliz!

¿Te has enamorado a pesar 
de...
De no creer en el amor?...  
Le dice Luck.


Ella añade... 
Y a pesar de que él viene de 
una familia muy conservadora 
además, él no es nada liberal... 
Rosangel suspira... 
Aún así me siento...
Capaz de vencerlo todo por 
amor.

Se oía tan entusiasmada... 
Continuó...
Hasta hoy he sido lo que yo 
he querido ser. 
Libre y sin ataduras, sin pensar
en nadie antes que en mí...  
Tu forma de pensar es igual 
que la mía, por eso nuestra 
relación duró casi tres años 
y creo que hubiera durado 
toda la vida... 
Hace una ligera pausa y 
continúa.

Si no me hubiese enamorado...
Bajó un poco el tono de 
entusiasmo  en su voz....
Como si tratara  de disculparse...

Luck la escuchó casi en silencio, 
apenas pudo murmurar unas 
cuantas palabras...

No había más que decir... 
Se despidió de ella deseándole 
buena suerte.
¿Estarás bien? Le preguntó 
Rosangel...
¡Claro que sí! Le respondió 
Luck

Se quedó ahí sentado por 
mucho rato.
Después de la sorpresa, en la 
cual por un largo momento
estuvo recordando la estupenda 
relación que acababa de perder.

Empezó a razonar en esa forma 
fría calculadora que le 
caracteriza. 
Por una parte se dio cuenta que 
al terminar  esa relación, no 
significaba gran pérdida en su 
corazón.
Y quizá no  habría tristeza, ni 
dolor.

Pero si la extrañaría, porque no 
encontraría a otra mujer con los 
mismos ideales y la misma 
forma de  pensar.
Mentalmente la vio alejarse 
poco poco... 
Así se despidió de ella...

No había tampoco ningún 
sentir en su corazón de despecho 
o de celos.
 Ella era una gran mujer y 
merecía ser feliz... 

No pudo evitar, el sarcasmo...
Pero... ¿Enamorada?   ¿Ella? 
Bueno... Si ella lo creía así... 
¡Ni hablar!

Al pasar los días se dio cuenta 
que aunque había pasado con 
ella momentos muy agradables, 
no había dejado huella profunda 
ni en su vida, ni en su corazón.
Al menos la recordaba como 
una buena amiga. 
Cuando le dijo que estaba 
enamorada, de buena gana se 
hubiera reído... 
Tantas veces que lo habían 
negado ambos, y estaban muy 
seguros de eso.

Ahora él se pregunta tratando 
de entender.  
¿Existe verdaderamente el amor?
¿Qué es el amor? 
¿ Cómo se siente amar?
¿Conocería el amor alguna vez?
Se respondió a si mismo...
¡Claro que no! ¡Eso es un absurdo!

Le comentó a Babett que su 
relación  se había terminado...
Ella se limitó a verlo, esperando 
ver dolor, enojo, alguna lágrima 
indiscreta asomando a sus ojos...  
Pero no...

Le dijo con seriedad... 
No te presto mi  hombro para que 
llores... 
Pero si quieres beber para olvidar... 
Te acompaño.
Luck decidió aceptar la oferta, 
claro que no era capaz de 
derramar una sola lágrima, pero 
le sería  una buena oportunidad 
para compartir experiencias 
para saber de quien se había  
enamorado babett.
No podía evitar la curiosidad.

En su casa  estaba el personal de 
servicio y no quería  ser ser visto 
de manera impropia,  por si se 
pasaba de copas.
Así que fueron al departamento
de ella.

Después de brindis en brindis, 
ella que no estaba acostumbrada a 
beber, se veía cursi, sentimental;

como todos los ebrios.

Había llegado el momento que 
Luck  esperaba aprovechar para  
preguntar, él no estaba muy tomado, 
aún estaba lúcido y con el mismo 
propósito de curiosidad.
¿De quién te has enamorado Babett? 
¿Y qué fue  de  ese amor?

A través de la embriaguez;
los recuerdos reprimidos salieron
flote...
Babett le contó todo en medio 
de lágrimas e hipos entre sollozos...
En ese momento no era la niña 
rica orgullosa, sino una mujer 
enamorada, que sufre aún por el 
rechazo de su primer amor...
Luck no puede entender... 
¿Quién podía haber rechazado a 
una mujer bella y tan enamorada 
como Babett?
Ella le cuenta de Caroline... 
Entre sollozos.

Él la abrazó paternalmente, y le 
dice que se olvide de ese hombre 
que no supo ver lo que perdió al 
no saber elegir.

Babett le confiesa... 
Por ese amor me perdí en la 
oscuridad, 
por un buen tiempo vagué sin saber 
qué hacer.
Le contó absolutamente todo...

Luck apenas podía creer el 
sufrimiento que causa el desamor...

Ella estaba sentada a su lado 
recargada en su hombro...
Sonrió recordando que ella no le 
quiso prestar su hombro para llorar...
Y fue ella la que terminó llorando   
en su hombro.
Después de ese día cambiaron un 
poco las cosas, entre ambos... 

"LA PRINCESA DE LOS LOBOS" 
CAPÍTULO 8
"UNA TREGUA"



De ninguna manera eran amigos, 
porque en el trabajo ella era 
igual de impulsiva y desafiante, 
él seguía siendo imperativo 
exigente. 
En la oficina eran como gato 
perro 
encerrados en la misma jaula.

Definitivamente las cosas no 
debían seguir así y platicaron al 
respecto y ambos pensaron que 
se debía al exceso de trabajo y
 Luck acordó con ella, hacer una 
tregua y descansar los fines de 
semana.
Si es que no había algo importante 
por hacer y con una condición...

De pasar juntos los fines  de semana, 
para no tener que andar buscándola 
desesperado por todos lados. 

Babett estuvo de acuerdo.

Así que frecuentemente se iban a 
una casa con playa privada, piscina, 
jacuzzi y con todas las comodidades.
Esa casa era propiedad de Gustav 
Bartenieff, así que era sin costos 
adicionales.
Ahí se relajaban, paseaban por la 
playa, hacían ejercicio y de cuando  
en vez platicaban en buenos términos. 

Babett se retiraba de él lo más posible, 

le daba su espacio; lo cual 
él  aceptaba agradecido.



Ella hacía el desayuno o almuerzo
para ambos.

Para Luck era gracioso

 verla cocinar... Sin protocolos... Ni finezas...



Muy a su manera... Siempre sexy... 
y hermosa.

 Y él hacía las cenas... 

Eran los únicos momentos  en que 
conversaban.



Pasaron los tres años que debían 
transcurrir...
Esa noche era fin de semana y 
estaban en la casa de la playa... 

Luck se esmeraba en hacer la cena...

Cocinaba hábilmente algo que empezaba... 

a verse y a oler delicioso...

Con ese aire sensual y provocativo de siempre.



Sabía que estaba hambrienta... 
Veía sus ojos y boca que se abrían al ver las,

Delicias que estaba preparando...

Esa tarde habían estado juntos...



en la playa jugando y correteando...

Ella sonriendo lo amenaza con 
comerlo a él, si no la alimenta 
pronto... 
Después de la cena, él abre una  
botella de champaña, y sirve dos 
copas...


¡Hey! ¿Qué vamos a celebrar? 
Le pregunta Babett.
Él responde que hoy espera una 
propuesta muy especial...
Ella lo mira curiosa... 
Hace ademanes de incomodidad... 
Le pregunta un poco indecisa... 
Y... 
¿Se puede saber de qué o de quién  
es la propuesta?

Luck se ríe de sus gestos coquetos  
y chiflados que expresan, extrañeza 
y duda... 
Dando un trago a su bebida, y hace
una leve pausa, luego le dice... 

Relájate no se trata de más trabajo. 
¿Recuerdas que hoy cumples los 
tres años en el consorcio?
Ella lo mira, negando recordar, él 
continúa...
Bueno, has cumplido con fidelidad  
en la empresa y tienes el  derecho 
de...

Al  ver que  se queda callado ella 
lo apresura,  a terminar de hablar...
¿De qué? ¡Anda dilo ya!

Él le dice en forma de seducción, 
y burla...
Este... 
Pues estoy esperando a que me 
propongas matrimonio...

Ella se pone tensa y le dice... 
¡Ni lo pienses!
Por lo que debemos brindar  es 
porque no has deshecho todo lo 
que mi padre construyó con tanto
esfuerzo.

Luck choca su copa con la de ella 
y se ríe...
¡Bien! ¡Brindemos también por eso!
Luego frunciendo el entrecejo 
le dice... ¡Hey!  ¿Pero por qué no? 
!Mírame bien! 
Soy un magnífico partido...
Recuerda que los socios lo dan por 
un  hecho.
Luego insiste 
¿Los has oído?  Dicen que haremos 
un buen matrimonio... 
Que el consorcio se reafirmará y
que entonces quizá tus padres se 
regresen...

Ahora parece más en serio que en 
broma y cómo que espera una 
respuesta.


Ella lo mira sonriente y chocando 
su copa  con la  de él,  le recuerda...
Porque para tí no existe el amor 
¿Lo recuerdas?
Y yo soy una romántica incurable
¡Sólo me casaría por amor!

Después en un tono más formal y 
serio  le explica.
Al principio pensé en mis padres 
y por ellos, quizá si me hubiera 
casado contigo... 
Pero he recapacitado y ya lo pensé 
bien, y no debo sacrificarme ni por 
ellos ni por el consorcio... 
Tal vez se oiga terrible... 
Pero no voy a seguir  el capricho 
de mi padre... 
Él piensa que podrá dominarme  
y obligarme a casarme con quién 
él quiere; pero está muy equivocado... 
Baja la cabeza y dice con profunda 
tristeza... Ahora sé que hace tiempo 
dejé de importarle...

Luck la interrumpe en sus 
aseveraciones...
Oye;  eso que dices de Ralph,  
no lo creo justo; me consta que 
no hubo una mala  intención, 
al  poner  esas cláusulas en el 
contrato.
Estoy seguro que quería asegurar  
tu futuro, de  una forma u de otra.

El momento era propicio para 
hacer aclaraciones y Luck prosiguió... 
Dime... 
¿Puedo al menos tener  una esperanza? 
¿Te parezco tan mal hombre, cómo
para que me  rechaces para esposo?
Cierto que no creo en esas cursilerías 
del amor, pero te aseguro que a mi
lado,
estarás mejor que con un hombre 
que diga amarte que después te 
lastime, como ese tal Vincent...

Ella primero hace un gestito de... 
No lo creo... 
Luego se acerca totalmente hasta 
él, 
Luck la sujeta de la cintura; 
pensando que va a besarle, pero 
ella se retira un poco y le dice 
enfrentando su mirada;
Tu cuerpo es tibio...
  Luego termina especulando...
Pero tu corazón es frío y calculador.

Luck no la deja retirarse, le 
acaricia los labios muy 
suavemente y le dice... 

No  prometo amarte, pero 
respetarte como mujer sí... 
¡Lo juro!  nunca te haré daño.

Ahora ella lo acaricia y le 
transmite con su calidez  toda 
su fuerza para amar...

Yo doy "Todo" Y lo exijo "Todo"
Necesito más que respeto al 
entregar mi corazón... 

Se retira a su habitación, Luck 
se queda pensativo, tiene la leve 
sensación de haberse equivocado 
al pensar que Babett se casaría 
con él, tan solo para recuperar 
lo que era de su padre.

Al día siguiente la ve pensativa, 
sentada 
en  uno de los ventanales;
La invita a dar un paseo en el 
yate pero ella sigue igual... 
Demasiado callada; pensativa.



 Finalmente se acerca a ella 
levantando su barbilla con
la mano... 
Pregunta   ¿Te pasa algo? 
¿Por qué estás tan callada?

Ella sonríe y le contesta... 
Me he dado cuenta que he 
estado perdiendo  el tiempo...
Quise quedarme aquí porque 
quería recuperar "Algo" que a 
mi padre ya no le interesa y
creo que; siendo sincera...
¡Tampoco le intereso yo!

Había lágrimas en sus ojos, él 
secó su cara con los dedos y la 
abrazó muy suave y protectoramente...
¡Hey¡ ¡Hey!Ya hablamos de eso...
Trató de animarla...

Sabes bien cual es  la razón para 
que Ralph haya actuado así...
Le dolió tu menosprecio;
pero te sigue amando.
Y no has perdido el tiempo, has 
hecho lo que creíste necesario, 
tratando de recuperar lo que 
consideras que te pertenece...
Desgraciadamente la única opción 
que te deja es la de casarte conmigo... 
Así de esa manera te deja a mi 
cuidado y si lo hace es, porque él 
confía en mí.

Ahora que...  
¿Dices que crees en el amor?
Bueno, pues lo hiciste porque amas 
a tus  padres.

Además...
Por un momento se quedó  callado, 
ella lo apresura a terminar.
Le reprocha...

¿Por qué tienes la costumbre de 
callar, cuando, has logrado toda 
mi atención?

Ahora Luck le sonríe socarronamente 
tratando de parecer gracioso...
Ha bajado la cabeza y fingió patear 
el suelo distraídamente.

Es por modestia... 
Te iba a decir que este no ha sido 
tiempo perdido, porque has conocido 
a un  "hombre maravilloso"

Ella levanta una ceja con burla 
y curiosidad... 
¿Ah,sí? 
¿Y quién es ese hombre tan 
maravilloso?

Él se señala... ¡Pues yo! 
¿Quién más?

Ella le da un golpe en el pecho no 
tan fuerte... ¡Eres un engreído!

Él vuelve a preguntar.
Me vas a decir ¿Por qué has 
estado tan callada?

Ella le dice con la cabeza baja...

Pues creo que ha llegado el tiempo 
para que me marche... 
Ya no tiene ningún sentido para 
que me quede aquí.

Luck se tensa... 
No sabe qué argumentar para que 
se quede...
Pues aquí tienes un buen empleo le 
dice, dudando de que le crea.

Y "Un jefe odioso" Dice ella
 sonriente.

Él le promete... 
Trataré de ser menos gruñón...

No lo sé... Voy a pensarlo... 
Promete ella.

Esa noche Luck se revuelve 
inquieto en su cama; no quiere 
que Babett se vaya.

La otra noche sólo quería jugar 
un poco con ella, haciéndola 
pasar un mal rato; y hacerle más 
difícil ese momento, dando por 
un hecho que ella, siguiera  la  
pauta de las cláusulas  del contrato.
  
Al final fingiría aceptar, como 
haciéndole un favor, pero después 
se reirían juntos cuando le dijera 
que todo era una broma, y que sería
él quien le pidiera matrimonio... 
Poniendo en su dedo el anillo de 
promesa que ha quedado en el 
bolsillo de su pantalón.

La otra verdad, era que 
reconocía que Babett  era la 
esposa ideal, hermosa, fina, y 
de buena familia... 
Gustav su padre esperaba que 
él se casara con ella... 
Se lo había sugerido varias veces...

Ahora que la ha conocido; 
sabe que es la mujer con la 
que hubiera estado dispuesto 
casarse y durar toda una vida, 
sabiendo que con ese carácter 
tan belicoso y esa testarudez;
lo mantendría muy ocupado
toda esa vida juntos.


Quizá lo haría volar por el aire 
algunas veces... 
Sonrió al imaginarlo.

Él había aceptado la posibilidad 
de casarse con ella casi sin 
conocerla, nunca tuvo la menor 
intención de formalizar su 
relación con Rosangel, 
y tampoco le pareció que ella 
quisiera casarse con él. 

Pero al estar con Babett, supo 
que ella era la mujer con la que 
le gustaría formar una familia, 
Toda esa fineza y elegancia  que
la distingue de las demás mujeres 
que ha conocido; pero que a solas 
deja salir su fiereza con nada de   
elegancia.
Así es la pareja, sin protocolo ni 
fingimiento.

Casi no durmió esa noche... 
Pensando en que Babett se apresure 
a marcharse 
¿Cómo detenerla?
Los días empezaron a pasar...
Ellos en el trabajo diario, las citas, 
las juntas, los  fines de semana en 
la casa de la playa...
Un día la oyó hablar por teléfono, 
se veía muy entusiasmada... 

Ella al ver que prestaba interés 
a lo que hablaba; salió afuera de 
la oficina  y cerró la  puerta.
Luck se puso de pié se acercó 
a la puerta tratando de oír algo 
de lo que se hablaba y la  escuchó 
decir...

No Mitchel no quiero que te 
arriesgues... 
No quiero perderte a tí también...
Mira ahorita no puedo hablar 
mucho porque estoy en mi trabajo 
y mi jefe es un
 "Dragón  escupe fuego"

Luck torció la boca y se retiró 
de ahí  muy ofendido con que... 
"Dragón escupe fuego"¿Eh?

Pero  no  le reclamó para no 
ser descubierto husmeando 
tras de la puerta.
Al salir ella apresuradamente 
a la hora de la salida... 
Él fingiendo naturalidad no 
le preguntó nada, pero la 
siguió, queriendo ver con 
quién se iba a encontrar...
La vio abrazar a un hombre 
pelo castaño, alto. 
El abrazo prolongado le hizo
pensar en que se querían 
mucho.
Fueron a un café que estaba 
cerca.
Luck entró tratando de no ser 
visto y se sentó detrás  de  ellos, 
estaba  con la cabeza baja 
fingiendo teclear  en el celular.
Ellos hablaban en voz muy baja... 
Sólo Babett subía el tono 
tratando de convencerlo de
 algo.
Ella le insistió... 
Quiero estar contigo en esto... 

Mitchell le contesta...
Así lo supuse por eso te busqué...


Ambos estaban listos para 
vengar 
la muerte  de sus amigos...

 "LA PRINCESA DE LOS LOBOS" 
CAPÍTULO 9
EL ENCUENTRO DE DOS VENGADORES.



------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
**El peso excesivo en GB de las 
imágenes
retarda las publicaciones,  por eso 
la tuve que publicar en dos partes**

Copyright. 
Derechos reservados.
Con la tecnología de blogger.
Imágenes encontradas en la Web.


http







You Might Also Like

0 comentarios