REINA EGOCÉNTRICA DOS...

Incluso el conocer mis errores... Que antes no percibía, pero que hoy son tan notables. No puedo dejar de cometer equivocaciones d...


Incluso el conocer mis errores... Que antes
no percibía, pero que hoy son tan notables.
No puedo dejar de cometer equivocaciones
día con día...
Soy mi propia Juez, mi conciencia ha sido y 
es, el fiscal más duro que me acusa cada día,

Y el verdugo ejecutor cada día me aniquila,
sin aceptar jamás defensa que me excluya 
de mis felonías.
Han pasado siete años de que el hombre más
brutal,al que entregué mi vida misma, partió.

Como ya he escrito en anteriores escapes de
mi alma herida... No entendí sino hasta tres
años después...Que estaba viva...

 Que era una sobreviviente de la violencia...
Supe que cuantas veces me salvé de morir...
Había sido sin yo saberlo con un propósito...
Cuidar a mis niños, alimentarlos, educarlos,
Aunque no los supe defender, ni me defendí
a mi misma; creyendo que por Dios me había
sido impuesta una condena y que debía
cumplirla.

No...No entendía nada en ese entonces y aún
trato de entenderlo hoy...

¿Porqué fue que después de haber pasados tres
años del luto por su partida, que desperté, y me
dí cuenta que la noche había pasado, y que me
alumbraba un nuevo día y con el, la esperanza
de una nueva vida?... Y...
Si antes lo acepté... ¿Por qué hoy me revuelvo
 como serpiente herida?... ¿Por qué hoy?... Si...
En ese tiempo simplemente lo acepté...

¿Por qué hoy no?
¿Por qué pienso que fue injusticia lo que vivimos
mis niños y yo?

¿Por qué lo permitió Dios?

Por qué nadie nos defendió...
Y... ¿Qué puedo sacar de bueno de esa amarga
experiencia que afectó para siempre mi vida?
Física y mentalmente fui destruida... Y aún no
logro rehacerme todavía.

You Might Also Like

0 comentarios