MI NUEVO YO... ¡MORIR O VENCER!.

En la búsqueda de mi interior tan confundida... Tuve que volver al sitio donde empecé, antes de conocerlo a él.  Busqué en las ma...


En la búsqueda de mi interior tan confundida...



Tuve que volver al sitio donde empecé, antes
de conocerlo a él. 
Busqué en las majestuosas montañas y ahí me
enfrenté a mi pasado...
Me había olvidado de lo bien que se siente al
mirar a las alturas...

 Aceptar el reto de conquistar aunque fuera un 
poco de esas empinadas cuestas...



Primero tomé la decisión de volver una y 
otra vez... 

Hasta alcanzar si tal vez no la cumbre mas
alta al menos no rendirme ya nunca jamás.




En todos estos años que perdí por andar
 en los laberintos pasados, en el sótano 
que me llevó a vivir en los más apretados
 infiernos que mi mente se niega a creer
 que tanto y tanto pude descender.




Quiero ahora en cambio escalar esas montañas,



no usaré ningún implemento que me ayude a
hacerlo, vi a los chicos ayudarse con cuerdas,
Arnés y herramientas.
No es mi deseo hacerlo así... Quiero usar solo
mis piernas, brazos y manos; al menos no al
comenzar, quiero ver la resistencia que puedo
tener y cada cumbre, cerro o montaña que
logre vencer... ¡Oh Sí!.. ¡Lo festejaré!



 No importa si es la más pequeña,
 gritaré tan alto y celebraré mi triunfo con

tanta pasión así como al dolor que
 me logró vencer.





Ya logré mi primera meta... 
No fue tan grande la cosa... 
Era subir por una pendiente a una muy
grande y alta montaña... 
Sin embargo subí por el paseo 
turístico 
que era de cuatrocientos cincuenta
 escalones... 

El mirador estaba a la mitad de la
 montaña...
Era una fantástica vista, fue ahí donde
 tomé  la decisión de volver y escalar,
 aferrándome a cada risco o saliente... 

Quizá no lo logre y  muera en el intento
 pero no lo dejaré de hacer; pero usaré
la prudencia si es que quiero volver..

Es un gran reto al cual quiero, y me
 enfrentaré...
¡No huiré ya nunca jamás!.
Es parte de mi ansia de libertad total...
 Ya no tengo dudas...
 Ya no hay sombras en mi ser...
 Si bien aún está ahí mi pecado...
Ya no tengo pasado.

Porque...
Cada vez que me rearmo interiormente,
 me  duele menos y me hago cada vez
 más fuerte...
Pero sin embargo existe el temor
 de endurecerme tanto, de tal forma
 que  ya no pueda volver a romperme...
Y eso...
 Podría llevarme a perder la sensibilidad
 de mi alma aún tierna y con amor hacia
 los demás.

¿Puede acaso suceder?
No lo sé...
Quizá es ese reto el que me impongo y cada
triunfo, cada meta, cada cúspide que llegue,
Allá en lo más alto que me encuentre, me diré
a mi misma, no dejes de amar, no seas como
estas piedras.

¡Ellas no tienen corazón pero yo sí y por muy
petrificado que se encuentre, sigue latiendo!...






You Might Also Like

0 comentarios