ANALIZANDO MI YO INTERNO X

Es en la cama, donde le das rienda suelta a tus problemas y temores... Ellos se vuelven gigantes y tu empequeñeces... Y crees que...


Es en la cama, donde le das rienda suelta a tus
problemas y temores...
Ellos se vuelven gigantes y tu empequeñeces...

Y crees que te vuelves loco si estos no se resuelven...
Nos parece tan grande el vacío a nuestro derredor...
Pero es el vacío de nuestra mente, que nos impide
el valor de entender y analizarlo fríamente...

El dolor nos conmueve y nos entierra el sufrimiento,
que nos clava sus garras en el ya lastimado corazón..
El cual gime, queriendo que lo liberen...
¡AH! Pero es el momento de echar sal y limón a las
heridas... Y volver una y otra vez al recuerdo que 
nos acontece.

Es en esos momentos que nos parecen eternos, que
nos abrazamos a la miseria que nos envuelve, y
 toda esa basura mental que nos constriñe.

Y en tinieblas buscamos la razón... Pero no hay respuesta.

Somos incapaces en ese momento de debilidad corpórea...
Sin luz en la mente... Sin fuerzas para defenderte...
 Y perdemos la noción del tiempo y del espacio...
Que siendo de noche nos cobija misericordiosamente,
encerrándose en ella con la promesa de que tal vez,
todo será mejor cuando me despierte...

Y me cobijo en la inconsciencia del dolor que me
 enceguece, esperando a que ese mañana llegue.

Llega el nuevo día... 
Estamos obligados a seguir de pié y nos ponemos las
caretas y somos los actores de siempre...

Nadie puede leer lo que casi se palpa en las pupilas..
Aunque nunca falta alguien que te dice...
¡Oye te vez triste! Tú lo negarás con una sonrisa...

Otros te palmean la espalda y te dicen ¡ Ánimo!
¡JÁ!... Como si eso fuera tan simple...

Es hasta que resuelves los problemas con tu yo
 interno...

Cuándo encuentras la solución a tus
problemas... Y corriges lo que se ha salido de tu
control...

Vuelve la paz... El dolor ahí se queda... Pero ya no
te quitará el sueño... Porque aprendes a vivir con 
el, y en ocasiones... Ese dolor te durará por siempre.
Además aprendes a sonreír y nadie tendrá 
curiosidad por saber lo que te sucede...



You Might Also Like

0 comentarios