EL OCASO DE UNA REINA....

Una Reina en el ocaso...sin súbditos...ni cortesanos...                                                                 ni aplausos.... ...


Una Reina en el ocaso...sin súbditos...ni cortesanos...
                                                                ni aplausos....
Sin  palacios...ni jardines reales...Sin un lugar digno
                            para sentarme a llorar mis fracasos...

Me corona la ignominia y la soledad me abruma....


Aún así, después del llanto infringido, por el luto
amargo....deambulé por mucho tiempo...sin un
                                                    lugar a donde ir...


El mar de mis tormentos, embravecido, rompía
sus olas...contra la barca de mi alma desfallecida...

Mas lloré cuando ya no sufrí...que cuando padecí...


Fui fuerte cuando debí...y al término de todo...desfallecí.



 Qué.... ¿me pueden culpar...porque lloré tardío?...
O...¿ Por lamentar con luto por el bien querido ?...
Y...Qué...Si el no me amó...yo lo amé por los dos...
porque el no se amó... ni siquiera a si mismo...
Aunque eso de nada me ha servido....Ni se engrandeció
mi corazón por tal motivo...Antes bien se vio
                             empequeñecido ....
El mal ensombreció mi vida...llenándola de penumbras...
                              dolor y hastío...


Y se dice en el juramento del desposorio...la amarás
como a ti mismo....si no se amó...¿ Cómo me iba
a amar a mi ?...
                    Su corazón como cisterna estaba vacía...
                                aunque en el hubo agua un día....
Por suerte no la bebí...ya de por si me amargó la vida...

Ahora que todo acabó...Se que si de la penumbra he salido..
Y se acabó  la turbación de mi desvarío ....
Pienso que mi vida se marcó por un motivo...aprendí a ser
fuerte....a soportar el temor a la muerte...y si fue fuerte el
dolor ...Hoy es mas fuerte el alivio...

porque no lloré lágrimas como cualquier persona desvalida...
fue un  flujo incesante de sangre que brotó de mi corazón....
Y haciéndome la fuerte...no lloré...ni pedí misericordia...
Sino que soporté con entereza la triste suerte que la vida me
brindó...
Si clamé a Dios....pero el no parecía escucharme...ahora se que
de el me vino la fuerza....para volver a vivir...cuando ya me
daba por muerta....[ Gracias Dios ]

Ahora se que al igual que yo...hay miles de mujeres...que han
sufrido la violencia....

Sin embargo hay otras que...Murieron...

Las que salimos del desierto....y del tormentoso incierto...
Estamos con los brazos abiertos....Recibiremos gustosas...
el bien que nos espera...esa paz...Y ese consuelo...
Que aunque tardío...Sea Bienvenido...Seamos con gracia...
Reinas en nuestro hogar....Madres con sabiduría....
Mujeres...solo somos Mujeres.....Guerreras....Fuertes y valientes.




You Might Also Like

0 comentarios