COMO MI ÚNICA SALIDA.

Cuando la tragedia me acogió, y con sus brazos gélidos me envolvió, me hizo odiar la vida y desear la muerte.... Como mi ún...


Cuando la tragedia me acogió, y con sus brazos
gélidos me envolvió, me hizo odiar la vida y desear
la muerte....

Como mi única salida....


Fueron tiempos de pena y congoja y en mi alma se
gravó el doloroso surco , que marcó con violencia,
mi existencia.

Hubo momentos que tanto la busqué ,....
que ya en nada pensé....

ni siquiera en mis gotitas de miel y dulzura, que
eran  mis pequeños bebés ....

Yo solo quería dejar de vivir, cruzar el umbral y ser abrazada
por lo desconocido, y eso era mejor , que lo que estaba viviendo.

Tanto ansiaba mi libertad, no solo la física , sino la del alma´
y estaba tan segura que al estar en el ataúd, habría en
mi rostro una sonrisa.....

La sonrisa del que triunfa ....
 del que no lo podrán dañar jamás,
Solo quería dejar de sentir, mi corazón no podía  resistir
el tormento del que era objeto, cosa de la cual, hoy que
lo pienso me arrepiento, ellos es el único hierro que me
ató a esta tierra, y se clavó tan hondo que me ayudó a
sobrevivir....
Porque aunque estoy libre hoy....todavía no recupero
ni las sonrisas que perdí...

 apenas he rescatado la paz....
la tranquilidad....Y.... hasta hoy eso ha sido suficiente.

You Might Also Like

0 comentarios